«Sin el cambio de técnico quizás hoy no seguiría en el Betis»

Por  3:30 h.

Betis: Nano en la entrevista a ABC de SevillaEn Córdoba, victoria y estreno suyo. Día completo, ¿no?
—La verdad es que fue una jornada completa para todos. En lo personal está claro que fue especial porque volví a una convocatoria y jugué después de los cuatro meses que he pasado. Ganar era muy importante porque empezar así la nueva etapa nos da tranquilidad en el trabajo. Fue un día feliz porque, aunque me cueste decirlo, tuve mis primeros minutos de la temporada. Volví a sentirme futbolista y me vi de nuevo importante en este equipo.

—El Betis vuelve a la normalidad y usted también…
—Sí, parece que ahora nos ha cambiado la cara. Hay más alegría en el grupo, eso se ve en los entrenamientos y se traduce en lo que hicimos el domingo. Fueron sólo cuatro días con el nuevo entrenador, pero la primera parte del Córdoba fue de lo mejorcito de este año. Ahora eso hay que trasladarlo a más partidos y sumarle tiempo, que no sólo sean 45 minutos, sino que hagamos un encuentro completo a ese nivel. Ése es el camino a seguir.

—¿Cómo lo ha pasado?
—La verdad es que muy mal. Vives una sensación de impotencia, de frustración porque ves que da igual lo que hagas: que entrenes bien, mal, haya bajas, el equipo gane o pierda… Tienes la sensación de que todo da igual y que no vas a disponer de una oportunidad de por lo menos tener unos minutos, que para eso te entrenas todas las semanas. Se pasa mal, la verdad. Soy un tío competitivo que cada día intenta entrenarse al cien por cien y cuando ves que eso no tiene una recompensa muchas veces te planteas si merece la pena. Intenté no venirme abajo, procuraba venir a entrenarme con la misma ilusión y las mismas ganas de siempre. Sé que el fútbol da muchas vueltas y que tenía que intentar estar lo mejor posible por si me llegaba algún día una oportunidad. El apoyo de toda mi gente, mi familia y mis amigos, fue lo que me hizo no bajar los brazos. De todas formas, aún queda mucho. Ni todavía he hecho nada, ni el equipo tampoco, pero por lo menos con volver a la normalidad ya me conformo.

—¿Recibió alguna explicación del motivo por el cual tenía que vivir esa situación tan diferente al resto del grupo?
—No. Lo único que me intentaban hacer ver es que era un tema por el cual el míster decidía por otros en vez de por mí. Sólo eso. Es difícil entenderlo cuando ha habido multitud de circunstancias en las que podía haber tenido una oportunidad. Yo entiendo que cuando estuviéramos todos el míster tuviera unas preferencias, pero ha habido ocasiones en las que ha habido sanciones, lesiones y ni aun así me daba una oportunidad. Por mucho que te quisiera hacer ver que era un tema deportivo, es difícil de aceptar una situación así. De todas formas, esta semana me había propuesto no hablar mucho del pasado. Es evidente que él tenía a su gente y no puedo comentar mucho más.

—¿Se despidió de él?
—Claro que sí, igual que todos. Esto es fútbol y no tenemos por qué entrar en otras historias. El tema deportivo ahí se quedó, evidentemente viví una situación complicada y siempre lo vi desde el respeto de los profesionales que estamos trabajando.

—¿Se puede decir que si no hubiera venido este entrenador en este momento ahora no estaría usted en el Betis?
—Muy posiblemente. Creo que también era una decisión más del club que mía. Evidentemente yo no podía aguantar otros cuatro o cinco meses en la situación en la que estaba, pero yo soy un jugador del club y ellos eran los que tenían que tomar la decisión. Al fin de al cabo somos profesionales.

—¿Llegó a hablar del asunto con Lopera?
—No. Intenté mantenerme al margen de todo eso y que fuese mi agente el que llevase la situación porque si no, te puedes descentrar del fútbol y no quería que me pasara eso.

—¿Qué tal con el nuevo míster? ¿Le comentó algo sobre su cambio de situación?
—Él ha venido intentando tratar a todo el mundo por igual, buscando ser justo con el grupo y dándole un poco de normalidad a lo que se venía haciendo. Todo eso va a ser bueno para el equipo.

—¿Qué pensó cuando volvió al campo ante el Córdoba?
—Sentí la sensación de poder decir: «Por fin tengo la oportunidad de jugar unos minutos». Porque no bastaba con entrenar, sino que es importante sentirse parte del equipo. Recuperé sensaciones bonitas como la intensidad de un partido que se nos estaba complicando por estar con uno menos con la expulsión y al final ganamos.

—Y puede tener continuidad este domingo ante la baja de Rivas por sanción…
—Si el míster decide que al final sea yo el que entre, trataremos de hacerlo lo mejor posible y aportar al equipo. De todas formas, tengo que coger el ritmo todavía.

—¿Hace cuánto tiempo no juega usted en Heliópolis?
—(Piensa). El año pasado no estuve y el anterior, que fue el de la lesión, pues cuando me recupero y vuelvo a jugar es en el Calderón, luego tengo 90 minutos en Almería y acabo en Getafe, pero en casa no disputé esos últimos partidos. No juego en nuestro campo desde la segunda jornada de Liga de la 2007-08 (2 de septiembre de 2007) ante el Español, con Héctor Cúper. Son dos años y pico. Demasiado tiempo. Este campo es especial y para un jugador del Betis estar aquí es lo máximo.

—¿Ha cambiado algo en el ambiente en estas semanas?
—La victoria del otro día ha ayudado. Es cierto que se nota un poco más de alegría. Se entrena con más intensidad. Ahora dependemos mucho del apoyo de nuestra gente, no sólo para el domingo, sino que si mejoramos los resultados de fuera de casa y nos hacemos fuertes en nuestro estadio, el objetivo del ascenso estará más cercano. Necesitamos que el estadio sea una olla a presión y que equipos como el Hércules noten la presión cuando lleguen aquí.

—¿Qué le parece el Hércules?
—Es un buen equipo que el año pasado hizo una grandísima temporada alcanzando una cifra de puntos importante que quizás en otro año le habría valido el ascenso a Primera. Lleva una buena dinámica y para mí es el mejor de los que están por encima. Creo que es un buen rival para demostrarnos a nosotros mismos que el equipo está creciendo y que seguirá así. No traen a Danciulescu ni a Delibasic, pero tienen buenos jugadores como Portillo, Tote o Sendoa. El año pasado ya jugué contra ellos en la Copa y es un muy buen equipo.

Puede leer la entrevista también en las páginas de deportes de ABC de Sevilla.