A Emaná, sin ofertas, lo tasa el club en ocho millones

Por  3:22 h.

Betis: Emana pelea con Israel un balón en un entrenoPasa el verano, se activa la cuenta atrás para el comienzo de la Liga y no hay en la agitada actualidad del Betis resquicio alguno para que se cuele el futuro de Achille Emaná. El camerunés es un elemento fundamental dentro del engranaje que ahorma Pepe Mel mientras los hechos —la llegada de ofertas al club— no demuestren lo contrario y obliguen otra vez a priorizar la economía de la entidad sobre el rendimiento deportivo. «Se habla, de dice… pero bueno, hay que hablar, a la gente le gusta hablar y a mí lo que me gusta es jugar al fútbol. De momento, tengo puesta la camiseta del Betis», comentó lacónico el africano, sin salirse de lugares comunes, al término del choque amistoso del jueves. Eso sí, Emaná no descarta ni mucho menos su salida, pero entiende que su marcha será imposible mientras el fax del Betis no escupa una oferta formal por reclutarlo. «Se llama y se pregunta, pero es verdad que yo no tengo constancia de ninguna oferta en firme y entiendo que tampoco ha llegado nada al Betis porque yo he estado en contacto con el club y me han dicho que ha llamado gente interesándose pero no ofreciendo una cantidad de dinero “equis” para llevarse a Emaná», comenta, en declaraciones a ABC de Sevilla, el agente del jugador, José Pablo Valera, al tiempo que estima la palestra de posibles pretendientes en unos siete equipos, de diversa situación geográfica: «de España y el extranjero, sí», detalla.

¿Y por qué un futbolista del supuesto caché de Emaná, mundialista con su selección, no ha sido tentado por clubes ahora mismo de un estrato superior al verdiblanco? «Pues supongo que por un cúmulo de condicionantes —entiende el agente— y uno de ellos es que hay poco dinero, que la crisis ha afectado mucho al mundo del fútbol». El jugador, por ahora, está tranquilo, más comprometido al parecer con la causa que en meses anteriores. «De momento, nadie me ha dicho que no cuentan conmigo, así que estoy dando lo máximo por el equipo. Y, como he dicho, mi futuro está por el momento en el Betis», asegura el de Yaoundé sin cerrar por completo la puerta de salida. No lo hace porque su interés es «jugar en una competición de mayor nivel», según explica Varela, y añade al hilo: «Pero eso es lo normal. Todo profesional aspira a mejorar en su ámbito y lógicamente para él sería muy bueno jugar para un equipo de Liga Europa o Champions, aunque eso no quiere decir ni mucho menos que se encuentre mal donde está», aclara.
Es más, parece que Emaná ha asumido su rol de liderazgo y puede que con la salida de Sergio García se alivie la masa salarial y pueda asumir la entidad la ficha, alta, del camerunés. «Él no tiene ningún problema en el club, ni con Mel ni con Roberto (Ríos) ni con los compañeros o el área administrativa. Es más —resalta su apoderado—, le han ofrecido el brazalete de capitán y él lo ha acogido de muy buen agrado».

Eso sí, no hay nada definitivo. Queda una semana antes del inicio de Liga y Emaná tiene un precio definido para todo aquel club que bucee en el mercado a la caza de un atacante de sus características. «El Betis siempre nos dijo que lo tasaba en ocho millones, e imagino que continuarán en esa línea, pero como no ha habido oferta en firme no se puede saber cómo respondería el club ante una propuesta de “equis” dinero», aclara Varela. No parece, con todo, que el poco tiempo que resta antes del inicio de la competición pudiera obstaculizar una hipotética operación. «Entiendo que si llega alguna que satisfaga a todas las partes, se hará, pero de no haberla, Emaná continuará jugando en el Betis», concluye.