Rafael Gordillo vuelve al Betis

Por  13:00 h.

Rafael Gordillo ha aceptado la proposición de la jueza Mercedes Alaya de ser el administrador de las acciones propiedad de FARUSA. El auto que ha emtido la jueza ha sido mostrado a los periodistas por Cayetano García de la Borbolla, vicepresidente de "Por Nuestro Betis" y abogado en la causa representando a las plataformas de la oposición, denunciantes en el ‘Caso Lopera’.

> Gordillo entró sonriente a la sede judicial hispalense

El profesor de derecho mercantil González Purrúa y el economista y auditor de cuentas Luis Carlos Ruiz de Huidobro, los otros administradores.

La juez ha restablecido los derechos políticos de las acciones de FARUSA

Así, con Rafael Gordillo, se han nombrado tres administradores. Uno de ellos profesor de derecho y encargado del área jurídica y administrativa, Juan Manuel González Porrúa. Y el tercero, al auditor de cuentas Luis Carlos Ruiz de Huidobro.

En dicho auto, la juez restablece los derechos políticos sobre las acciones intervenidas a Ruiz de Lopera, que le fueron intervenidas tras su declaración como imputado del pasado 14 de julio, a favor de estos tres administradores. Durante la mañana de hoy, los nuevos responsables de la acciones de Ruiz de Lopera han pasado por el despacho de la juez de instrucción número 6 de Sevilla para aceptar el nombramiento, y el ultimo de ellos, Gordillo, que entró a las 12:50 minutos, continuaba reunido a las 13:25 horas.

El auto de designación de los administradores, al que ha tenido acceso Efe, les asigna un abanico de facultades que incluyen "el derecho a voto en las Juntas Generales, impugnación de acuerdos sociales, ejercicio del derecho a la información general, elección de miembros del Consejo de Administración, participación en su caso en dicho órgano social de conformidad con la cifra de capital social que representan e impugnación de los acuerdos del citado Consejo".

Además, señala que podrán "participar en el reparto de las ganancias sociales si las hubiera y cualquier otras que se estimen necesarias para la buena administración de las acciones y el mantenimiento del valor y productividad de las mismas".

Añade la juez que "sin ser exhaustiva, esta instructora añadiría una más: propiciar el mantenimiento y la consecución de acuerdo con el interés de la sociedad, y por los cauces legales, de las Juntas Generales Ordinarias y Extraordinarias que hayan sido debidamente convocadas". La juez precisa que para el adecuado funcionamiento de esta medida cautelar, los administradores deberán rendirle cuentas mensualmente y consultarle cualquier duda sobre el alcance y extensión de sus facultades.