Los veteranos béticos al fin encuentran su sitio

Por  0:56 h.

A pesar de que el día a día institucional en el Betis tiene a la convulsión como una peligrosa constante, el club mantiene vivas ciertas iniciativas para devolver la normalidad que se perdió durante la larguísima época de Lopera. No ha sido un impulso de Oliver, ni mucho menos, sino que era un proyecto que se estaba desarrollando desde hace tiempo en el club pero que pronto verá forma y es la recuperación del sitio que merecen tener los veteranos béticos en la entidad heliopolitana. De esta manera, en unos días se presentará la nueva asociación de ex jugadores béticos, que gozará de una sede propia en el club y que participará en el día a día de la entidad con su intervención en las visitas a las peñas y la participación del equipo en la liga nacional de veteranos, como se puede leer en ABC de Sevilla.

El consejero Antonio Álvarez ha mantenido contactos durante los últimos meses con varios ex jugadores béticos de diferentes épocas, entre ellos Demetrio, Jaime Quesada o Rogelio. La voluntad actual de la entidad, una vez que no está Lopera en su gobierno, es la de aglutinar a todos los futbolistas que se quieran sumar a esta iniciativa para contar con un lugar de encuentro en la sede del club (por ahora compartida con la Federación de Peñas) y una asociación con la que expresarse en la entidad bética. Un grupo significativo con el que se pretende tener un contacto más directo para participar en esta asociación es el de los campeones de Copa de 1977, que mantienen sus clásicas reuniones mensuales y con quienes Lopera ya tuvo un injusto distanciamiento. Gordillo, Roberto Ríos, Salva Navarro o el propio Pepe Mel, que de una u otra manera están trabajando en el club en estos días también podrían formar parte de esta asociación.


A la espera de Alaya

Por otra parte, después de que Gordillo y Gómez Porrúa entregaran su informe mensual el viernes de la semana pasada en el Juzgado de Instrucción número 6, se espera con inquietud la reacción de la juez Mercedes Alaya. Ocurre que ésta no había vuelto entonces de sus vacaciones, aunque se confía en que a finales de esta semana pueda haber novedades judiciales. Como ya han señalado en varias ocasiones, las asociaciones denunciantes (Por Nuestro Betis, Béticos por el Villamarín y Liga de Juristas Béticos) confían en que se produzca la intervención judicial de la entidad y que se adelante la convocatoria de la junta de accionistas, que por ahora está fijada para el 30 de noviembre según acuerdo del consejo de administración. Por cierto, los directivos béticos tienen previsto volver a reunirse en breve.