Víctor Fernández lo tiene claro: Capi y diez más

Por  1:02 h.

Tres entrenamientos han bastado para comprobar que Víctor Fernández tiene varios conceptos realmente claros en este Betis. El principal es el «toque, toque, toque», que tanto repite durante las sesiones, pero no le anda a la zaga el protagonismo de Capi. Fue el camero un futbolista capital en la primera etapa del aragonés, con quien repitió la internacionalidad, y va a seguir siéndolo ahora. Para Víctor el equipo se compone de Capi y diez más. No hay dudas, según publica ABC de Sevilla.

Así se lo ha hecho ver el técnico al propio futbolista en las constantes charlas que han mantenido desde que se hiciera cargo del vestuario. La comunicación es importante para Víctor y su diálogo ha sido intenso con los pesos pesados en la plantilla. Capi lo es como el que más, tanto en carácter como en argumentos futbolísticos. No hay jugadores como él en la plantilla y el entrenador verdiblanco desea que sea su enganche, su jugador de referencia en el centro del campo para conducir la pelota desde la defensa hasta dar el último pase.
De esta manera se ha trabajado estas últimas horas con el equipo. Capi asume esta responsabilidad una vez recuperado de los problemas en la uña que le impidieron disputar los últimos partidos con Tapia. Ahora, con seguridad, será titular el domingo frente al Córdoba y allí tendrá una oportunidad de responder a uno de los técnicos que más ha confiado en él. Será otra oportunidad para un jugador de 32 años que encara los que parece que serán sus últimos meses en el Betis, ya que ha expresado en reiteradas ocasiones que se marchará en junio de este año, cuando acabe su contrato.
El camero disputó 57 partidos ligueros y anotó siete tantos en esas dos temporadas con Víctor Fernández. En la primera, tras un arranque de Liga espectacular, recuperó la internacionalidad que fugazmente había disfrutado en su estreno en Rotterdam el 27 de marzo de 2002 bajo la batuta de José Antonio Camacho. Luego disputó tres partidos más con Iñaki Sáez: Irlanda del Norte, Paraguay y Bulgaria.
Y el centrocampista bético, evidentemente, tenía un papel principalísimo en el equipo que más opciones tiene de ser titular en El Arcángel tal y como se pudo comprobar en el entrenamiento de ayer, que fue por la tarde y en el estadio a puerta abierta. Un nutrido grupo de aficionados pudo comprobar cómo dirige Víctor los entrenamientos en su nueva etapa y que Capi será protagonista en el equipo. La formación con más pinta de ser la inicial el domingo es la siguiente: Ricardo o Goitia; Nelson, Melli, Rivas, Fernando Vega; Iriney, Arzu; Capi, Sergio García, Jonathan Pereira; y Pavone. Es un equipo muy ofensivo, que gusta de tener la pelota y que cuenta con mucho peligro con esa línea de tres que juega por detrás de Pavone. Sin embargo, ayer sufrieron muchos desajustes en su partidillo contra el resto de la plantilla. La mayor duda sigue en la portería, ya que es posible que Ricardo le quite el puesto a Goitia. Lo que sí parece claro es que Víctor apostará por un bloque que será una mezcla de veteranía y los fichajes más caros. Sólo faltarán en esta relación Mehmet Aurelio, quien aún está lejos de alcanzar su mejor nivel físico, y Emana, que no llegará a Sevilla hasta esta tarde, por lo que no podrá entrenarse esta mañana con el resto del equipo. De ahí que su concurso ante el Córdoba sea una incógnita.
La sesión concluyó con un sonoro aplauso de los seguidores concentrados en la grada de Preferencia del estadio. Parece que el público ha recibido bien la llegada de Víctor Fernández, a quien se le dedicó también una ovación cuando se marchaba de la sesión, precisamente, charlando con Capi. El ambiente ha cambiado en parte entre los aficionados y resta por ver si el efecto de la llegada de un nuevo inquilino al banquillo tiene reflejo en el juego y el resultado el domingo ante el Córdoba. Por ahora Víctor va dejando pistas y algunos conceptos claros. Capi va a ser titular y piedra angular en su proyecto de ascenso.