El club espera un partido para Emana y el jugador niega lo que refleja el acta

Por  1:26 h.

El cuadro bético enviará pruebas hoy De nuevo el Betis estará pendiente de lo que decida el Comité de Competición. Una vez más en esta temporada, y ya van diez, una expulsión de un jugador verdiblanco es tema de análisis. Ahora es el turno de Emana, que vio la roja una vez concluido el choque frente al Hércules por, según recogió el colegiado Hevia Obras en el acta, ponerle al árbitro «las dos manos en el pecho», intentando cortarle el paso y gritándole: «¡Estás loco, qué pasa, qué pasa, nos has jodido!». Además de añadir que su actitud posterior fue «amenazante» y que vociferaba «protestas y descalificaciones». Con esta redacción, se espera, al menos, un partido de suspensión para el africano, pero los servicios jurídicos béticos están tratando de desvirtuar lo que señala en su escrito el árbitro castellano-leonés para que la cosa no vaya a mayores, como publica ABC de Sevilla.

Por esa razón hoy se enviarán varias pruebas de lo sucedido en la acción para defender los intereses béticos y que Emana pueda estar ante el Recreativo. Se mandará la secuencia completa de la acción para evidenciar que no hay contacto entre Emana y el colegiado (el futbolista estuvo todo el tiempo con los brazos abiertos, en cruz) y ayer se estaba buscando desde el club un audio para poder desmontar lo que refleja el colegiado. También recortes de prensa en los que testigos directos de lo sucedido, como Carlos García, señalan que escucharon de Emana palabras diferentes a las que asegura el árbitro que le dedicó.

El problema es que si Competición considera que ha habido contacto con el colegiado, puede entender la acción de Emana como dirigirse al árbitro con términos injuriosos o despectivos, por lo que la sanción podría elevarse a tres partidos de suspensión. Sin embargo, lo más normal, y lo que se espera desde el Betis, es que el castigo sea sólo de un encuentro por la claridad con la que se demuestra a través del vídeo que lo que se describe en el acta no tiene nada que ver con lo que sucedió.

El jugador lo desmiente

Además, ocurre que Emana tiene la conciencia muy tranquila y le ha hecho ver a la gente del club que le ha cuestionado que él no se dirigió al colegiado en esos términos. ABC también pudo ponerse en contacto con el futbolista, quien explicaba lo sucedido aunque sin querer que aparecieran declaraciones públicas suyas. Afirma el futbolista que sólo le pidió explicaciones al árbitro para saber por qué había pitado el final del partido antes de que concluyera la jugada y que lo hizo con respeto. Según Emana, nunca le dijo que estuviera loco ni que les hubiera «jodido», sólo hizo lo mismo que el resto de sus compañeros y los señala como testigos directos de sus palabras.