El segundo entrenador del Betis, Eder Sarabia, habla con Quique Setién durante el Betis-Celta (Foto: Juan Flores)
El segundo entrenador del Betis, Eder Sarabia, habla con Quique Setién durante el Betis-Celta (Foto: Juan Flores)

Eder Sarabia: “Firmamos un contrato de tres años, pero queremos quedarnos toda la vida en el Betis”

"Somos el equipo con más variantes; jugamos con muchos sistemas"

Por  15:12 h.

No se entiende el banquillo de Quique Setién sin la animosa y enérgica figura de su segundo de a bordo, Eder Sarabia. El asistente del cántabro ha concedido una interesante entrevista a Ecos del Balón sobre sus cometidos en este Betis que lucha por Europa; de lo que significa ser segundo entrenador de Quique Setién. Comienza defendiendo el atrevido estilo de juego que pregona el cuerpo técnico: “Entendemos el juego como ser dominadores, buscar la portería contraria y defender con el balón. Es más fácil enganchar al jugador desde la pelota, desde ahí ya veremos cómo ciertos jugadores más dotados para el ataque se sacrifiquen más en defensa. Es entendible que haya discrepancias; a nosotros nos gusta escuchar y leer críticas que recibimos desde fuera, con la prensa y las redes sociales, porque de estar tantos tiempo juntos al final solo ves las cosas de una manera. Necesitas escuchar y palpar lo que se ve desde fuera, igual eso te abre los ojos”.

En la misma línea, habla de las capacidades de la plantilla del Betis para asimilar esta idea de juego: “Amat estaba más acostumbrado a jugar este estilo, pero Feddal o Mandi, no, y se adaptaron a la perfección. Adán fue otro jugador que ha cambiado; antes se criticaba su juego con los pies y ahora nadie habla de eso. Nosotros le tenemos que dar las herramientas al futbolista para que tome las mejores decisiones. Hay mucho que analizar en este tema, la salida de balón es un trámite para progresar en el juego. En Vigo jugamos demasiado hacia atrás, eso fue un error; la salida del balón nos da el control del juego, estar más juntos y ordenados para cuando la perdamos”, explicó.

Incidiendo en el tema de las críticas, Sarabia comenta que “la crítica que recibimos muchas veces es que no somos entrenadores ganadores. Ser ganadores lo intentamos todos, pero cada uno elige su estilo y a eso hay que darle alternativas. Nuestra esencia no va a cambiar, pero somos el equipo con más variantes. Jugamos con muchos sistemas, diferentes estructuras de presión o de salida de balón, a veces jugamos más verticales o al contraataque y hacemos presiones altas. Lo que pasa es que quedamos en intentar lo bonito, pero lo bonito hay que intentar que sea práctico. Lo bonito también es eficaz, ha sido campeón del mundo y campeón de todo”.

Entrando en nombres propios, se refirió a la explosión de Fabián: “Fabián es un futbolista que le gusta asociarse, tiene pausa, parece lento pero maniobra bien y utiliza bien el cuerpo. Me recuerda a Vicente Gómez, al que tuvimos en Las Palmas. Son futbolistas inteligentes que aprovechan sus carencias para volverlas virtudes. Nosotros tenemos que elaborar el contexto para que los futbolistas saquen lo mejor de sí mismos. Hemos puesto un contexto donde él es feliz y saca lo mejor de sí mismo. Recuerdo cuando llegamos que Setién le dijo a Joaquín delante de todo el vestuario: ‘¿Este chaval es bueno?’. Y Joaquín dijo: ‘Es bastante bueno pero tiene que espabilar’”, reveló.

Para finalizar, Sarabia repasó la importancia de la cantera y la lucha por acceder a Europa: “Firmamos un contrato de tres años, pero queremos quedarnos toda la vida. Setién se implica mucho, siente el Betis como si fuera su Racing. A nosotros se nos exige jugar en Europa, pero hay que otras cosas más prioritarias. Para qué le sirve al Betis entrar en Europa, si luego toma decisiones que lo acaban pagando a largo plazo; vamos a seguir con las decisiones que tomamos, una de ellas es la cantera. Si pensáramos solo en ganar el próximo partido no pondríamos tanto a los canteranos, pero sabemos que eso sirve para que el equipo crezca. Hay un gran talento en Andalucía y en el club se trabaja muy bien la cantera. El paso al primer equipo es más fácil porque el filial juega similar. Hay que ser valiente, pero también coherente y responsable”, concluyó.