El nerviosismo de Poyet

El técnico no asume bien los contratiempos y ataca a los medios de comunicación

Por  15:18 h.

Gustavo Poyet tenía ayer toda la razón del mundo para mostrarse enfadado. El árbitro fue decisivo para mal con el Betis. La anulación del gol de Álex Alegría marcó un partido en que los verdiblancos, si bien no crearon mucho peligro, sí parecieron reaccionar tras el tanto de Mercado. Por eso es entendible que el entrenador bético apareciera en la sala de prensa del Ramón Sánchez-Pizjuán crispado, pero con límites. Y es que no es la primera vez que Poyet alza la voz pero lo hace equivocándose en el discurso. De hecho, son varias las ocasiones ya. Por ejemplo, a Poyet no le gustaron nada los pitos de la afición el día del Deportivo de la Coruña, algo de lo que se quejó a la conclusión del encuentro: “No entiendo los pitos. ¿Una explicación? No, aunque podría decir que es una pregunta muy injusta para un entrenador que tiene su primer partido como local”. Es más, horas después se le volvió a preguntar por lo mismo y, aunque con matices, incidió en su idea: “Sí los entiendo, no los comparto. Era mi primer partido como local. Si la gente quiere que yo mienta y quede bien, que busquen a otro”.

Las aguas se calmaron tras ganarle al Valencia. Fue la semana más tranquila de Poyet, quien ante los medios de comunicación no alzó la voz. Pero tras el partido contra el Granada, aparte de cargar contra los árbitros, volvió a contestar mal a algún periodista cuando se le cuestionó por la suplencia de Dani Ceballos: “Agarre un equipo, cómprelo y tome decisiones… Después del partido todos somos entrenadores. Respeto tu opinión y yo tengo la mía. Yo he tomado las decisiones que creído en función de cómo veo el partido, no hay nada más que eso”.

La enésima salida de tono tuvo lugar ayer. Poyet fue a la sala de prensa del Ramón Sánchez-Pizjuán con un portátil para enseñar los errores de Estrada Fernández, acusando a los medios de comunicación de no ser honestos y escribir tonterías: “¿Quieren ver el gol anulado? Imagino que hablaremos del tema… Cuando es tan claro, no voy con el colegiado. Llevamos cinco partidos y ya estoy un poco harto. No digan tonterías y hablen de lo sucedido. Hay que ser honestos porque una decisión marcó el partido. Ha sido un clásico de los de antes, pero que lo decidan los jugadores… Cuando la jugada es tan clara, no voy con el árbitro. Me gustaría que me llamara el jefe de los árbitros. Ya van dos o tres en cinco partidos. Lo tengo que decir yo”. Está claro que Poyet no asume bien los contratiempos y que centra su discurso en acusar a los medios de comunicación, cuando éstos nunca juegan.

Ramón Román

Ramón Román

Redactor Jefe de Deportes de ABC de Sevilla
Ramón Román

@RamonRomanR

Redactor Jefe de Deportes de ABC de Sevilla (https://t.co/8Bf016uxHw y https://t.co/WIQmXsNlog).
Sale con todo https://t.co/zJM4kgow1D - 3 horas ago