Bartra trata de cortar un centro de Ángel en el Getafe-Betis (Foto: EFE)
Bartra trata de cortar un centro de Ángel en el Getafe-Betis (Foto: EFE)

Getafe-Betis: Todo sopla a favor con destino a Europa (0-1)

Sergio León marcó en el 88, Adán detuvo un penalti y sacó un gol fantasma en el alargue en un triunfo que sitúa al Betis sexto en la tabla

Por  9:39 h.

Ya nada es casualidad. Todo tiene sentido. Un penalti parado, un rechace salvado milagrosamente, un gol en el minuto 88 y un balón sacado en la línea (o más allá) en el alargue. Un mal partido y un triunfo. Inferior merecimiento y superior puntuación. El Betis, sostenido por su portero y su delantero, completó el objetivo con el que visitaba Getafe. Y en breve nadie se acordará del cómo. Sólo importará lo sumado. Tres puntos que le impulsan hasta la sexta plaza, con aderezo de sorpasso al Sevilla. Saber sufrir es saber ganar. Aguantó para descifrar el jeroglífico de un Getafe incómodo y bien armado. Tomó el atajo para vencer y no el virtuoso paseo que acostumbra. Le acompañó la suerte porque ésta se trabaja. Otras veces le fue esquiva pero a este Betis ya le pasa que los balones de los rivales los escupen los palos hacia fuera y los propios, con destino a la red. ¿La suerte no es de equipos campeones? Pues eso. El aire ha cambiado en este 2018 del que los béticos no quieren despertar jamás. Sopla a favor y de qué manera. Europa es el puerto de destino y hacia allá se dirige la nave bética. En Getafe tuvo mucho que agradecerle a Adán, salvador con sus intervenciones providenciales, y a Sergio León, autor del gol en el minuto 88 que hizo estallar el júbilo entre esos 600 aficionados que hicieron que los de Setién jugaran de nuevo como en casa porque vaya si se dejaron oír un lunes por la noche en Getafe.

Solidario y compacto, el Betis ha aprendido a sacar rendimiento en malos días. Le ocurrió ante la Real, cuando pudo perder y empató. Y ayer frente al Getafe. Tuvo la posesión pero no anduvo fino en la interpretación de la velocidad en el juego, muchas veces carente de profundidad y con ciertos problemas para someter el empuje de los delanteros rivales, que siempre buscaban las espaldas de los zagueros verdiblancos. El Getafe estaba cómodo provocando incomodidad, algo que sostuvo durante media hora mientras que repartía estopa en cada acción con ventaja bética. Cuatro amarillas y once faltas en la primera parte. Y varias perdonadas. Ángel, Cabrera y Amath rozaron el gol antes de que el Betis recuperara el pulso, avisara con un remate alto de Loren y pisara al fin el terreno rival con el balón en los pies. Undiano acertó al anular un gol de Ángel en fuera de juego y Boudebouz despidió la primera parte con un tirazo tras ruleta que sirvió para que Guaita se desperezara.

La lluvia de la segunda parte sirvió para que la pelota acompañara algo más al pensamiento habitual de los béticos con el cuero en un césped complicado. Salió el Betis mejor. Con la línea más alta y encontrando a sus referentes interiores, manteniendo ancho el campo y atosigando la salida local. Guardado, tras irse de dos, le pegó con el exterior y el balón que iba dentro se fue saliendo al final para el uy. Circula la pelota como quiere el Betis y un ejemplo es el pase de Guardado con efecto banana (como el que le puso a Joaquín ante el Deportivo en la primera vuelta) para la carrera de Loren, que se encuentra a Guaita bien colocado en su disparo. Va llegando el Betis, que se reencuentra con su manera de hacer las cosas.

Sin embargo, en su momento más dulce, una internada de Jorge Molina acaba en el amago de éste, la decisión anticipada de Amat de lanzarse y la mano del central que pita correctamente Undiano como penalti. Se temía lo peor pero ahí estaba Adán, gigante ante Portillo. No sólo detuvo el lanzamiento sino que, como portero de balonmano, tapó todo lo que pudo en el rechace y su cadera sirvió para despejar una doble ocasión clarísima.

Fue el primer signo de que el triunfo estaba cocinándose para el Betis. El segundo fue la falta directa que Antunes lanzó al poste superando el vuelo de Adán y que la pelota continuara su camino pasando por delante de la línea pero sin entrar. Tras los sustos, Setién quiere más gente arriba y añade a Joaquín tras haber dado entrada a Sergio León. Fabián hace una internada yéndose de todos pero no llega a disparar. Campbell también estaba ya en el campo muchos meses después. El Getafe lamentaba su mala suerte y el Betis sabía que una iba a tener. La paciencia, ese vehículo para sus victorias. Pase en profundidad de Amat que deja pasar Fabián hacia la carrera de Barragán, que cabalga como si fuera el minuto uno, sacándole metros a Pacheco. Sergio León lee la acción y amaga de adelante a atrás, sello de lo buen delantero que es. Sale al espacio y espera el pase de la muerte, la desvía lo suficiente con la izquierda y corre a besarse el escudo con la esquina verdiblanca enloquecida. El triunfo estaba ahí pero el Betis tenía que aguantar. Aún tenía que llegar algo increíble. Remate de Cabrera en el alargue, el balón vuelve al poste y Adán saca la pelota quizás desde dentro. El caso es que Undiano no pita nada entonces y sí el final del partido. Sufrió y ganó. El viento sopla a su favor.

Mateo González

Mateo González

Jefe de Sección de Deportes en ABC de Sevilla
Mateo González

@Matglez

Periodista / Journalist. Jefe de Deportes de @abcdesevilla, @AFDLP y @Orgullo_Nervion RT no significa estar de acuerdo
RT @nlclhc: Va a llover en Sevilla en la próxima hora, será muy intenso - 7 horas ago