Manuel Ruiz de Lopera, en el juicio (Foto: EFE)
Manuel Ruiz de Lopera, en el juicio (Foto: EFE)

Las cláusulas entre Tegasa y Encadesa y el Betis

Los peritos judiciales ratificaron que ambas sociedades se beneficiaron del club

Por  1:31 h.

Nueva sesión del juicio penal por la gestión de Manuel Ruiz de Lopera al frente del Real Betis. Ayer le tocó el turno al inicio de la declaración de los peritos judiciales, Francisco Velasco y Julia Contreras, y contó con la presencia del perito de la defensa de Lopera, Julio César Calvo Malvar. Fue en la segunda parte de la sesión, tras el receso de unos veinte minutos, cuando se produjo un intenso debate (en algunos puntos incluso desagradable y subido de tono) entre la abogada de Lopera, Encarnación Molino y los peritos judiciales solicitados en su día por el juzgado de instrucción número 6 de Sevilla. La representante de la defensa quiso poner en entredicho, ya no sólo los informes sobre la gestión de su representado en el Betis entre 1993 y 1998 y 1999 y 2008, sino que incluso puso en duda la labor y la metodología utilizada por Velasco y Contreras para realizar dichos informes, con sus correspondientes conclusiones.

Pero fue durante las cuestiones de la Fiscal Margarita Viera cuando salieron a la luz distintos asuntos novedosos. El más relevante fue el conocimiento de algunas de las cláusulas perjudiciales existentes en los contratos entre Tegasa y Encadesa, cada una en su época, y el Real Betis Balompié. Por ejemplo, las sociedades podían quedarse para su propio beneficio el diez por ciento de los traspasos del conjunto heliopolitano. Fue en ese punto donde surgió la operación de Roberto Ríos. El zaguero vasco fue vendido por 2.000 millones de las antiguas pesetas, pero Tegasa sólo transfirió al club bético 1.800 millones, por lo que los doscientos restantes fueron a parar a las arcas de esta sociedad. También existía en dichos contratos la posibilidad de fraccionar el pago hacia la entidad verdiblanca en función de los años de contrato que restaban entre una y otra. Es decir, si lo que había que pagar era un montante de 1.800 millones de pesetas y restaban seis años de contrato entre ambas, pues se abonaban al año trescientos millones. Pero además se conoció que si un club ofrecía una cantidad por un jugador, Tegasa o Encadesa lo compraban por un diez por ciento menos de la oferta inicial y luego lo revendía por la cantidad ofrecida en un primer momento, o incluso mayor, quedándose ese beneficio alguna de las sociedades del entorno de Lopera.

Las ‘contrafacturas’
Otro de los asuntos relevantes conocidos durante la sesión de ayer, tras la ratificación de los informes ante el juez Márquez, fueron las denominadas ‘contrafacturas’. En dichos documentos se especificaba que el Real Betis Balompié cedía todos los ingresos y la capacidad de contratar ingresos a Tegasa o Encadesa, pero había ingresos que no los podían ceder, los referentes a la Federación Española, las Quinielas o los de la Liga de Fútbol Profesional, porque estos estaban a nombre única y exclusivamente del club. Pues bien, para ajustar el cumplimiento del contrato entre ambas partes -durante la sesión Francisco Velasco puso en duda de que se cumpliera alguna temporada- el Betis emitía una factura en la que teóricamente abonaba los servicios equivalentes a la cantidad en cuestión para así poder cumplimentar el contrato. El lunes seguirán las sesiones.

Jesús Sevillano

Jesús Sevillano

Jesús Sevillano

@JSevillano83

Periodista deportivo, escribo en http://t.co/ERTftMrtAv http://t.co/vdsWcQ6hNn y ABC de Sevilla
RT @Cordobacfsad: COMUNICADO OFICIAL| JUAN MERINO NUEVO ENTRENADOR DEL CÓRDOBA CF. https://t.co/GB9uYvD8bQ https://t.co/MKMsEX3Ktu - 17 horas ago