Manuel Ruiz de Lopera y Luis Oliver se saludan tras pactar la compraventa (Foto: Raúl Doblado)
Manuel Ruiz de Lopera y Luis Oliver se saludan tras pactar la compraventa (Foto: Raúl Doblado)

Oliver: “Lopera está enfadado, pero si decide aceptar el pacto, al lío le quedarían días”

"Soy un habilidoso negociador que sé de fútbol; he decidido personalmente no entrar en el consejo, lo hará mi hijo", dice el navarro

Por  12:08 h.

Esperando la comparecencia del presidente y el vicepresidente del Real Betis Balompié, Ángel Haro y José Miguel López Catalán respectivamente, para hablar del pacto firmado con Bitton Sport el pasado viernes por la noche, el otro actor de este acuerdo, Luis Oliver, ha concedido una entrevista al Diario As en la que se refiere a todo lo ocurrido sobre el acuerdo. Oliver recuerda que “he firmado para que se acabe esta guerra. No es el momento del rencor. Mientras exista guerra, el Betis no crecerá en el campo. Hacen falta los haristas, los loperistas, los galeristas… La esencia del contrato es que las acciones vayan a los béticos. ¿Que parecen caras? Se está valorando el club entre 25 y 35 millones, cuando en realidad vale 200. Una primera vuelta a 120 euros por acción me parece un regalo”.

El empresario navarro también explica que “Haro y Catalán van a seguir con su gestión, son los capacitados para pilotar este proceso de paz. De todos los presidentes que ha tenido el Betis en los últimos tiempos, Haro es el más listo. Bitton no será un mero consejero y claro que diremos lo que pensamos, pero siempre de forma constructiva y enriquecedora. He decidido personalmente no entrar en el consejo, posiblemente lo hará mi hijo. Tengo un terrible desgaste en esta guerra civil del Betis y crearía crispación. Es el momento de la tranquilidad y la paz. Aquí tienen que caber todas las sensibilidades béticas. Y que se incorpore también algún loperista a trabajar, a ayudar a hacer un Betis grande”.

Precisamente hablando de Manuel Ruiz de Lopera, Oliver dice que “está enfadado, pero si decide aceptar el pacto, al lío le quedarían días. Es lo más inteligente. A Lopera se le pagaría lo suyo y se le daría su sitio. Sufrí una caza de brujas cuando llegué, me pusieron el sambenito de empleado de Lopera y me comí a sus enemigos. Yo sólo soy un habilidoso negociador que sé de fútbol. Y este acuerdo me enorgullece, como haber fichado a Rubén Castro, que ha acabado siendo el mejor goleador de la historia del club”, dijo Oliver para concluir.

Redacción

Redacción