Quique Setién celebra uno de los goles del Betis frente al Villarreal (Foto: AFP)
Quique Setién celebra uno de los goles del Betis frente al Villarreal (Foto: AFP)

Otra vuelta de tuerca de Setién a su estilo

El cambio de sistema y de piezas le salió bien al técnico cántabro tras una semana en la que volvió a centrar el debate sobre su forma de jugar

Por  19:46 h.

La semana pasada, tras la derrota el lunes del Betis en Vigo frente al Celta, fue difícil para Quique Setién. El discreto encuentro que sus jugadores hicieron en Balaídos, que comenzaron a perder por un nuevo error en la salida de la pelota desde atrás con un comprometido balón de Adán hacia Javi García que, muy presionado, lo perdió y favoreció el primer tanto de Iago Aspas, provocó que el estilo de juego del técnico cántabro volviera a estar en primera línea de debate. El preparador santanderino no ha tocado mucho las teclas, salvo sanciones o problemas físicos, desde el derbi ganado por 3-5 en el Sánchez-Pizjuán frente al Sevilla, pero ayer, después de casi dos meses sin cambiar su forma de jugar, ante el Villarreal Setién volvió a darle una vuelta de tuerca a su estilo. Fue tras la derrota en Las Palmas el tres de diciembre cuando, de cara al choque frente al Atlético de Madrid en el Villamarín cambió por primera vez. Del 4-3-3, o 4-1-4-1, que los béticos estaban empezando a saberse de memoria, Setién decidió colocar a dos mediocentros por delante de la defensa, eso sí escalonados y con diferentes labores tanto en defensa como en ataque, y así evitar los problemas defensivos del equipo. Pasó a un 4-2-3-1. Con mejores o peores resultados (perdió ante el Atlético, ganó en Málaga, volvió a caer frente al Athletic, ganó el derbi y al Leganés y cayó con estrépito ante el Barcelona), la filosofía de juego del entrenador verdiblanco, de control del balón y toque iniciando el juego desde atrás, seguía siendo la misma, pero los dos balones perdidos ante el Celta que ocasionaron dos de los tres goles, hicieron que Setién y su equipo técnico decidieran cambiar frente al Villarreal.

Ante el cuadro amarillo, el Betis salió por primera vez en la temporada con tres centrales y dos carrileros largos, un 3-5-2. A ello contribuye también la aportación que desde el primer partido ha hecho al equipo el fichaje de Marc Bartra para . No hubo apenas errores en la salida de la pelota, aunque en los minutos finales, con el 2-1 en el marcador, las piernas temblaron y hubo nervios en cualquier acción, hasta que el balón le llegaba a Guardado, que puso la pausa necesaria. Se vio algún pelotazo de Adán que no acabó en peligro favorable al rival por el buen hacer bético en la presión donde caía la pelota. Es lo que busca el técnico, que poco a poco se vayan limando esos fallos que están condenando demasiado a un equipo, mejor que el de la temporada pasada y que apunta, si hace un buen final de temporada, a pelear por lograr una plaza para una competición europea, que en la portería rival está teniendo cierta facilidad para marcar goles.

Jesús Sevillano

Jesús Sevillano

Jesús Sevillano

@JSevillano83

Periodista deportivo, escribo en http://t.co/ERTftMrtAv http://t.co/vdsWcQ6hNn y ABC de Sevilla
Acabó el partido en Múnich y ganó el Madrid 1-2. Fue mejor que su rival en el cómputo general del partido y lo refr… https://t.co/PAM4asBUwP - 10 horas ago