Oxígeno

Por  19:16 h.

ImageEl Real Betis, con un tanto de Fernando en la recta final del partido, rompió la racha del Deportivo de La Coruña en 2007, en el que se mantenía invicto, y tomó una importante dosis de oxígeno en su lucha por salir del peligro, del que los gallegos tampoco escapan.

Ante el frío coruñés, deportivistas y béticos, repuestos de la convulsa semana copera, intentaron entrar en calor con fútbol directo y presión al rival en la salida del balón sobre un césped, el del estadio de Riazor, muy rápido por la lluvia.

Fue curiosa la puesta en escena de los gallegos, que con un media punta retrasado por las bajas al centro del campo, Joan Verdú, se afanaron por generar ocasiones con balones colgados desde campo propio y poca combinación en la parcela ancha.

El Betis levó el peligro como casi siempre en Riazor, con las jugadas de estrategia dispuestas por el brasileño Marcos Assuncao, que la zaga del equipo coruñés defendió de forma expeditiva.

En cambio, en ataque los deportivistas estuvieron menos resolutivos, y sólo llevaron peligro a la portería de Toni Doblas con disparos lejanos del canadiense Julien de Guzmán y un tímido remate de Arizmendi.

Las mejores oportunidades, en cambio, fueron para el equipo de Heliópolis, pasada la media hora de juego, pero el brasileño Robert perdonó en el área pequeña tras un centro de Assuncao, y Juande y Pancraté tampoco fueron capaces de ver portería.

El encuentro mejoró en la reanudación, no porque el juego fuera más brillante, sino porque la tensión defensiva disminuyó en el centro del campo, aunque las ocasiones siguieron llegando a cuentagotas y ninguna fue clara.

El Betis se adelantó en el marcador a falta de diez minutos para el final, después de una asistencia de Miguel Ángel que Fernando culminó ante Aouate.

El Deportivo intentó reaccionar, pero siguió pecando de una gran inocencia en ataque y fue incapaz de mantenerse como invicto.

Redacción

Redacción