Petros recibe la entrada de Nzonzi (Foto: J. M. Serrano)
Petros recibe la entrada de Nzonzi (Foto: J. M. Serrano)

Petros: “Para mí, la temporada no es un fracaso pero sí una decepción”

"No estoy a gusto, pero el equipo es lo primero", advierte el brasileño

Por  15:29 h.

Petros Matheus de Araújo no está pasando por sus mejores momentos como jugador del Real Betis. El centrocampista brasileño ha perdido protagonismo en las últimas semanas con Víctor en el banquillo del Betis y no tiene pelos en la lengua para reconocerlo. En declaraciones a Radio Marca Sevilla, Petros ha declarado que “a nivel particular es complicado porque creo que los jugadores quieren jugar siempre y conmigo no es diferente. No estoy a gusto porque no estoy jugando, pero el equipo está por delante de todo. He estado dos años jugando y ahora no me queda otra que trabajar y esperar otra vez la oportunidad. Tengo que trabajar, seguir y sumar. Lo más importante es sumar, soy un tío muy positivo y apoyo a mis compañeros al cien por cien. Es por mi manera de ser, por ser un profesional y por querer jugar. La temporada no es de las mejores, pero hay que aguantar y esperar. Es una decisión del míster. No soy de preguntar por qué me ha quitado porque tampoco lo hago cuando me puso a jugar. La gente que está aquí sabe cuánto trabajo y cuanto me está agobiando esta situación pero no me queda otra que trabajar para volver lo más pronto posible. ¿La renovación? Estoy muy a gusto, este club es mi casa, estoy muy feliz de estar aquí y quiero ser uno de los que cambien la dinámica negativa de este club. Para eso es necesario una continuidad, pero tenemos grandes ejemplos que son campeones porque han mantenido un equipo, una gestión o entrenadores, y eso es lo más importante. La temporada no es la que queremos, pero se nota una mejora. Muchos cambios no benefician a nadie. Si otra vez echa a 20 jugadores y trae a otros 20 que no saben cómo funciona este club va a pasar siempre lo mismo. Hay que creer y que seguir. El trabajo es lo más importante y estamos todos para eso”, explicó.

Hablando de la temporada que está realizando el equipo, Petros comentó que “pensaba al principio que íbamos a conseguir hacer una temporada muy grande, con los jugadores que habíamos fichado y el cambio en el club. No es un fracaso, porque son los equipos que van a descender a segunda, pero para mí es una decepción porque pienso que este club y esta afición se merece algo mucho mejor. Ahora, el principal objetivo es quedar lo más arriba posible. Todavía quedan muchos partidos y la exigencia es muy grande, no podemos pensar que esto ya se acabó. Tenemos que ganar los máximos partidos posibles para acabar de la mejor manera”.

Cuestionado por la afición, Petros dijo que “a la gente no podemos decirle nada. Vamos a jugar al fin del mundo y la gente va. Hay que entenderlos porque tienen razón. No podemos seguir en esa dinámica. La gente tiene derecho a hacer lo que le dé la gana, nosotros tenemos que currar y poner todo el mundo para cambiar eso. Para el jugador que sabe asimilar esa crítica de la afición y tiene la confianza de jugar con el mismo carácter le va a mejorar muchísimo. A mí me gusta la presión. Vengo de un equipo con 30 millones de aficionados, me gusta el ambiente de presión y eso hace que la gente mejore en todos los ámbitos. Es complicado, pero si el jugador sabe asimilar la presión por ahí vamos a dar un paso adelante”, advirtió.

Por último, habló de Dani Ceballos, al que calificó de “un hermano”: “Es un hermano que he ganado en la vida. Cuando estaba Poyet y estaba pasándolo mal le decía que tenía que cambiar eso porque podía cambiarlo. Muchas veces cuando los jugadores juegan tienen un bajón emocional, y si es capaz de aguantar eso… de calidad técnica es el mejor del equipo y de los mejores de la competición. Cuando se ha dado cuenta de que es muy bueno y trabaja para ser el mejor ha dado la vuelta a la situación. Viene jugando los últimos partidos manteniendo un nivel muy alto y eso es muy complicado, sólo lo hacen los grandes jugadores”, finalizó Petros.

Redacción

Redacción