Rubén Castro trata de rematar a portería en el encuentro jugado ante el Eibar (Foto: Juan Flores)
Rubén Castro trata de rematar a portería en el encuentro jugado ante el Eibar (Foto: Juan Flores)

Rubén Castro se apunta al tramo decisivo

Jugadores y técnicos apoyan al delantero en su reto de ser máximo goleador verdiblanco en Primera

Por  3:50 h.

En el minuto 80 del partido ante el Eibar, con 2-0 en el marcador, Quique Setién decidió hacer el tercer y último cambio. Ovación importante en la grada cuando se conoce que el elegido para salir al terreno de juego es Rubén Castro. El nombre del delantero retumba en la tribuna del Benito Villamarín. El canario se pone la camiseta de juego mientras recibe las últimas instrucciones del segundo técnico, Eder Sarabia. Pero Rubén parece tener sólo espacio en su mente para el césped. Necesitaba volver a jugar. No lo hacía desde la visita a Mendizorroza del 12 de marzo cuando salió de titular junto a Loren. Tres partidos después, el canario se encontraba con una oportunidad. No había tiempo que perder. Lo demostró con creces.

Rubén entró en lugar de Tello. Apenas tuvieron que pasar 30 segundos para protagonizar la primera de las tres ocasiones que tuvo. Remató con la zurda un medido pase de Loren. El balón se marchó fuera rozando el palo. Ovación de la grada y de sus compañeros. Hubo dos más. Remate con la derecha en el centro del área tras buena asistencia de Junior desde la izquierda. Poco después, en un contragolpe, fue buscando el mejor ángulo posible de izquierda a derecha. Desde la frontal probó, pero de nuevo se encontró con el portero.

Llegó el pitido final. Cabeza agachada. Gesto clásico cuando las cosas no han terminado de salir a nivel personal. Rubén reconoce la importancia del colectivo y el valor del cuarto triunfo consecutivo. Pero por dentro sigue dándole vueltas a su gran reto. A la batalla particular que mantiene contra el reloj y las porterías rivales. Necesita dos goles para convertirse en el máximo goleador del Betis en Primera división. Sus compañeros lo saben. Por eso, nada más terminar, sobre el mismo césped, gente como Sergio León corrieron a animarlo. El grupo demandó su presencia para corresponder desde el centro del campo al apoyo mostrado por la afición durante el partido. Rubén andaba justo de ánimos, pero todavía quedaba acudir a la zona de Gol Sur. Setién observaba todos los movimientos desde el túnel de vestuarios, aguardando el momento exacto para ofrecer su apoyo a Rubén. Siete partidos restan para ver si se alcanzan metas a nivel colectivo y también desde el plano personal. La causa verdiblanca sabe la importancia que tiene Rubén para llegar al éxito final.

Juan Arbide

Juan Arbide

Redactor de Deportes en ABC de Sevilla
Juan Arbide

@JuanArbide

Redactor de deportes en ABC
RT @Orgullo_Nervion: Castro: “Caparrós va a estar con nosotros” https://t.co/a9nxhPA40T vía @ElTransistorOC @Orgullo_Nervion #SevillaFC - 9 horas ago