Quique Setién, en el banquillo del Santiago Bernabéu durante el Madrid-Betis (Foto: EFE)
Quique Setién, en el banquillo del Santiago Bernabéu durante el Madrid-Betis (Foto: EFE)

Setién: “Estamos ilusionados, pero no soy conformista”

"¿Ser seleccionador? Claro que me gustaría. Como a todos", dijo

Por  18:53 h.

El entrenador del Real Betis, Quique Setién, se muestra cauto pese al buen inicio del conjunto verdiblanco en LaLiga Santander, con un triunfo (0-1) en el Bernabéu incluido, destaca la jerarquía de Joaquín en el vestuario y no ocultó que ser seleccionador nacional en el futuro es un “reto importantísimo” que le atrae. “No todo funciona bien en el tema deportivo. Hay cosas que mejorar aunque en otros aspectos sí estoy plenamente satisfecho porque los resultados nos fortalecen. Todos estamos ilusionados, pero no soy conformista“, indicó en una entrevista para la casa de apuestas ‘Sportium’.

Quique Setién cree que el estilo ha calado porque el Betis “divierte cuando salta al campo”. “Tengo unas convicciones profundas en lo que hago. El trato que tengo con los futbolistas es muy natural porque todavía me siento casi como un compañero de ellos. ¿Hasta dónde podemos llegar? No soy adivino. Lo importante es mantener una línea de regularidad. Trato de mantener un equilibrio y ser cauto”, dijo.

Lejos de plantearse el objetivo de Europa, Setién sueña “con ganar el próximo partido”. “Sé cómo funciona el fútbol. Si pierdes tres partidos seguidos seguro que hablaríamos de otra cosa. Llevamos pocas jornadas y es pronto para sacar conclusiones. No me dejo llevar por la pasión ni el entusiasmo“, destacó.

Al extremo Joaquín, de regreso a su equipo de toda la vida, lo calificaría como un “auténtico referente” para el club por lo que ha significado durante muchos años. “Se nota su jerarquía dentro del vestuario. Lo mucho que transmite por su ascendencia. Sus compañeros aprenden mucho de él. Está muy ilusionado y con ganas de olvidar las situaciones tristes que ha vivido en el Betis”, indicó.

El 0-1 del Bernabéu fue muy importante para el Betis. “Ganar en el Bernabéu fue una gesta. Un impulso enorme para el club, para consolidar una idea, para tener más confianza, para el futuro. En Sevilla se valora mucho el buen fútbol. Me contrataron para esto. Enseguida me olvido del pasado. Lo importante es el balance a final de temporada y queda muchísimo. La línea es muy buena, pero hay que mantenerla. Cuando juegas bien todo el mundo se siente orgulloso del equipo”, manifestó.

No obstante, considera “absurdo” compararse con el Sevilla. “El Betis tiene una historia impresionante, con sus buenos y malos momentos, y seguro que volverá a jugar en Europa. No hay que compararse con nadie. Tenemos una masa social estupenda para que nuestro camino siga siendo positivo”, aclaró.

A su juicio, Zidane, Valverde y Simeone son “grandísimos entrenadores”. “Están al nivel más alto, pero he visto entrenadores buenísimos en Segunda B que podrían estar ahí como podría estar yo y otros muchos. Son casos excepcionales con un nivel extraordinario. ¿Ser seleccionador? Claro que me gustaría. Como a todos. Es un reto importantísimo para cualquier entrenador. Podría ser un colofón a mi carrera, aunque no es lo mismo dirigir a la selección que a un equipo”, subrayó.

Como referente como entrenador citó a Paquito. “Me enseñó su manera de vivir y amar el fútbol. Tengo un buenísimo recuerdo de él por todo lo que me dio. Luis Aragonés también me ayudó mucho como futbolista. Me contagió e inculcó conceptos que no tenía. Me metió adrenalina en vena. ¿Un jugador? Además de Joaquín, destacaría a Guardado. Ha disputado cuatro campeonatos del mundo, pero mantiene el mismo entusiasmo, jerarquía, ilusión y trabajo todos los días. Para mí es un privilegio entrenar a futbolistas así”, aseguró.

Redacción

Redacción