El base del Real Betis Energía Plus Mikel Uriz lucha con el alero de Unicaja Carlos Suárez (Foto: EFE)
El base del Real Betis Energía Plus Mikel Uriz lucha con el alero de Unicaja Carlos Suárez (Foto: EFE)

Tras el zarpazo al Unicaja, el Betis Energía Plus visita al equipo revelación

El cuadro verdiblanco intentará dar la sorpresa en la pista del Fuenlabrada, sexto clasificado de la ACB

Por  12:18 h.

Diez jornadas para el final de la fase regular. La Liga Endesa se adentra en su tramo decisivo y el Betis Energía Plus escribirá este primer capítulo del último segmento del calendario en el Fernando Martín, la cancha del equipo revelación de la ACB. Después del zarpazo hace una semana contra el Unicaja, triunfo tan meritorio como prestigioso e incluso inesperado por la dimensión del equipo al que hizo frente, a la tropa de Óscar Quintana le toca en suerte un rival de menos nombre pero de tanto fuste como los malagueños. No por nada es el Fuenlabrada sexto, con quince victorias, una más que el Unicaja y una menos tan sólo que el Valencia Basket, cuarto con dieciséis. El trabajo del argentino Néstor «Che» García en su debut como entrenador en la ACB no admite pega, es impoluto. Parece el suyo un equipo de autor.

Nadie podía imaginarse que el modesto Fuenlabrada estaría tan arriba a estas alturas de la temporada, ni siquiera cuando se impuso en Sevilla en la quinta jornada (70-73), remontando ocho puntos en el último cuarto con un baloncesto efectivo y de gran personalidad. Carácter y fortaleza mental. Por todas esas razones que demostró ya en San Pablo ha alcanzado el nivel actual, que le permite codearse con la nobleza de la Liga aunque en Vitoria no demostrara precisamente esas credenciales la pasada jornada (95-63). Todo buen escribano echa un borrón. La jornada anterior, empero, fue capaz de imponerse en el Martín Carpena al Unicaja (82-86). Popovic (15 puntos de media), el hombre que le arrebató la Eurocup al otrora Cajasol, es el líder de un equipo bien dotado en el perímetro -Vargas, Cruz, Eyenga, Rupnik…- y en los tableros, con Smits, O’Leary, Olaseni y su nuevo fichaje, Karnowski, procedente del MoraBanc Andorra.

No hay duda, pues, de que el Fuenlabrada es un bloque compacto, bien armado y competitivo, que se desenvuelve con solvencia en marcadores cortos. «En su casa dan un plus y, en partidos igualados, hay una serie de jugadores como Cruz y Popovic con buenos porcentajes en tiros de tres muy lejanos. Asumen la responsabilidad en esos momentos y les está saliendo de cara en los finales, pero lo que más me preocupa es el rebote. El otro día dimos un paso al frente, estando más sólidos, y es fundamental porque nos permite correr y hacer puntos al contraataque, algo en lo que superamos al Unicaja», recuerda el técnico verdiblanco, Óscar Quintana. Al cántabro le gustaría que ese triunfo se convirtiera «en un punto de inflexión que trajera consigo más confianza y victorias» en este maratón que es la carrera por la permanencia. Pero no echa cuentas. «Tenemos que ir a cada partido como si fuera una final. Si te pones una cifra, te acomodas. Puede que te salves con diez y ha habido temporadas en las que no te has salvado con trece. Quedan diez jornadas, debemos hacernos fuertes en San Pablo y robar las que podamos fuera. Si lo hacemos bien, sumaremos victorias, elevaremos la autoestima de los jugadores y no tendremos que estar pendientes de terceros», explica el técnico, que cuenta con todos los jugadores tras las recuperaciones de Zagorac, baja contra el Unicaja por una contractura lumbar, y Alfonso Sánchez, con un problema en una mano. Anosike y Franch han sufrido una gastritis esta semana de la que ya están restablecidos.

Anosike y Schilb
El pívot, en particular, ha redoblado su protagonismo en las últimas jornadas, y bien que lo ha notado el Betis en la posición de cinco. «Se encuentra ahora más liberado, está luciendo en ataque, pero donde nos ha hecho sólidos a todos es en el rebote y contra el Unicaja estuvo a un gran nivel», apunta el técnico sobre uno de los pilares en los que se asienta el juego del Betis, aunque posiblemente la viga maestra sea Schilb. Su compromiso con la causa no admite duda. «Blake ha demostrado que en otros equipos puede ser referente. En Europa ha tenido roles importantes siempre, incluso en el Galatasaray, en Euroliga, asumiendo el rol de falso base. Estamos muy contentos con él y él creo que lo está a nivel profesional y familiar. Blake tiene muy claro que, si el equipo se salva, el club quiere renovarlo», dice Quintana. Sus 25 puntos fueron determinantes contra el Unicaja y seguro que hoy el equipo lo buscará cuando el balón más queme.

Visto lo visto, no hay motivos para pensar que asaltar Fuenlabrada, donde tan sólo han ganado tres visitantes esta temporada, puede ser un ejercicio más sencillo que tumbar al Unicaja. Como ante los costasoleños, el Betis tendrá que estar muy afinado y, sobre todo, derrochar carácter y dureza mental, la misma que exhibe habitualmente su oponente, para escapar con una sonrisa del Fernando Martín. Y, si no puede ser, no sería mala noticia que el San Pablo Burgos pinchara en casa con el Monbús Obradoiro. La cuenta atrás por la salvación ya ha arrancado.