Au revoir con anchoas de Trifón

Por  8:36 h.

C’est la vie, mon amie. Se acabó el cuento. “A mí nunca me han echado de un club”. Ea, por hablar. Se lo dijo al mejor entrenador que ha pasado por Sevilla en las últimas décadas. Los números hablan. Adiós, Machote, adiós. Gracias a Dios.

Se acabaron las alineaciones por sorteo, los cambios rifados y las desapariciones de birlibirloque. Vuelve Fernando Vega, que no es Roberto Carlos, pero que al menos sabe de qué va la cosa por la izquierda. Se retoma la normalidad en el centro del campo. Y se apuesta por Sobis, el futbolista de más calidad de toda la plantilla, para que asuma la responsabilidad del gol. Y si no le gusta, maestro, dígalo usted en Radio Montecarlo. Y llévese de tertuliano a Pancraté. Que aquí lo que importa es que en Santander la pelotita entre. Después de doce semanas haciendo el panoli contra equipos asequibles, ya puede usted ponerse en cruz y contarle a Platini no sé qué de los árbitros españoles y que usted hubiera dejado al equipo en Uefa. Ja. Usted ha dejado al equipo con Polifemo echándole el aliento en la nuca, a un puntito de esparadrapo del hoyo más oscuro. Y ahora tiene que ir el Betis Centenario a la playa del Sardinero a mojarse bien el culo. En una semana a Chaparro no le da lugar más que a recolocar a cada uno en su sitio y a rezar. Así que si el equipo pierde, no vaya por ahí con la demagogia de que usted lo dejó en puesto de Primera, que de aquellas aguas vienen estos lodos, mon amie. Au revoir. Ay, por su madre, vaya enseñándole el camino a su amigo Lopera. Lléveselo también de tertuliano a su radio. A ver si podemos vivir en paz por aquí abajo, Machote. “A mí nunca me han echado de un club”. Ea, pues ya sabe usted que el Betis es distinto hasta para eso. Au revoir, mon amie. Y perdone que no me detenga más tiempo con usted, pero es que tengo que ir a casa de Trifón a comerme unas anchoas de Santoña antes de que pueda aborrecerlas como aborrecí el foie de canard. Vaya con Dios, señor Fernández. O mejor dicho: déjenos a Dios aquí con nosotros, que nos va a hacer mucha faltita su ayuda este domingo.

Redacción

Redacción