Eduardo Macià y Pepe Mel (Foto: Jesús Spínola)
Eduardo Macià y Pepe Mel (Foto: Jesús Spínola)

Betis-Sporting, no Mel-Macià

"A ver si nos enteramos de una santa vez de que todos estos personajes pasarán pero el Betis no pasará"
Por  10:32 h.

¿Por qué el Betis se tiene a sí mismo siempre como primer rival? ¿Cuándo va a estar este club pendiente de lo que determina el calendario y no de sus navajeros internos? El entorno, el contraentorno, los pontífices de la verdad absoluta que publican noticias sin contrastar en blogs de medio pelo, los tertulianos forofos que sueltan por los micrófonos cualquier berrido de taberna, los muertos vivientes, las acciones de Lopera, las plataformas que intentan tener más poder de decisión que la propia entidad, los fichajes que no corren, la pizarra llena de tachones en el vestuario, Lopera, el juicio del concurso, Castaño, la Fiscalía, el pacto que nunca llega… Todo es un problema. Siempre hay un partido más importante fuera del césped que dentro. Unos juegan constantemente el Mel-Macià, cuyo resultado depende mucho de a quién convenga pelotear en cada momento, con lo fácil que es alabar a cada cual sus aciertos y criticar sus fallos. Otros juegan a cada hora un Bollullos-Villaverde, o un Castaño-Haro, en una perpetua pugna absurda para intentar ganar en los despachos lo que se perdió en el terreno de juego. Y todos se olvidan del Betis mientras preconizan su amor a las trece barras. Pero el movimiento se demuestra andando.

Hoy jugamos contra el Sporting de Gijón en la competición que más alegrías nos ha dado en las últimas décadas. Sinceramente, me importan un bledo Castaño, las acciones, los muertos vivientes, el director deportivo, los voceros del entrenador, las plataformas y lo que te rondaré, morena. Hoy juega el Real Betis Balompié, señores. Ya está bien de tanto vanidoso intentando ser más importante que eso. A ver si nos enteramos de una santa vez de que todos estos personajes pasarán pero el Betis no pasará. A jugar. A sufrir. Y sanseacabó.

Alberto García Reyes

Alberto García Reyes

Adjunto al Director de ABC de Sevilla