Mateu Lahoz felicitó a Keylor Navas tras el partido
Mateu Lahoz felicitó a Keylor Navas tras el partido

Buena parada, Mateu

"Los errores se disculpan. Pero la repercusión de una decisión arbitral no depende del escudo que lleva la víctima en el pecho"
Por  12:47 h.

Al Betis le roban por pobre. Eso siempre ha sido así: al que tiene se le dará y al que no tiene se le quitará. Pero los árbitros nos manosearán mucho más si les mostramos docilidad. Un equipo que se debate entre la mediocridad y el fracaso no puede permitirse ser, además, un pelele. O defiende su integridad, o lo pasan a puré. Por eso el escándalo del Bernabéu no puede quedarse en una pataleta. Hay que hacer ruido. Ya.

Al Betis no le cabe ni un ultraje más. Después de superar una quiebra económica lamentable, los cajones no tienen nada que llevarse. Ahora lo único que nos pueden quitar es el balón. Y ésa ha de ser la principal preocupación del presidente en estos momentos: parar el arbitraje mezquino que estamos sufriendo y que nos ha arrebatado en lo que va de campeonato una cantidad de puntos que ahora quizás nos estarían dando más estabilidad. Los árbitros se pueden equivocar y, de hecho, el Betis se benefició de un error clamoroso en el partido contra el Barcelona en el Villamarín cuando Mandi sacó la pelota desde dentro de su portería. En esa jugada se originó un debate nacional sobre la necesidad de aplicar la tecnología para evitar esos fallos. Sin embargo, Mateu Lahoz se tragó una expulsión de libro a Keylor Navas el pasado fin de semana en el Bernabéu y, a pesar de que en el descanso pudo tener conocimiento de su error garrafal, al final del partido se dirigió al portero para felicitarle tras su vital parada al cabezazo de Sanabria en la última jugada. “Buena parada”, le dijo el juez de la contienda al guardameta. ¿Qué habría hecho el Barça si el árbitro que no dio por bueno el gol despejado por Mandi se hubiera ido para el defensa bético al final del encuentro y le hubiera dicho “buen despeje”? Piénsenlo. ¿A que todavía se estaría hablando de eso en los telediarios?

Pues si el trato no es el mismo, esto es un escándalo. Así de simple. Los errores se disculpan. Pero la repercusión de una decisión arbitral no depende del escudo que lleva la víctima en el pecho. Que sepan los árbitros eso: que nuestras treces barras pueden acabar siendo su cárcel.

Alberto García Reyes

Alberto García Reyes

Adjunto al Director de ABC de Sevilla