Adán, durante el Betis-Real Sociedad
Adán, durante el Betis-Real Sociedad

El chantaje de Adán

Adán no parece haber pensado en nadie más que en sí mismo para tomar esta decisión que no era obligatoria en este momento
Por  20:06 h.

La salud es lo primero. Si Antonio Adán tiene problemas de pubis, que se opere. Él y sólo él tiene autoridad para tomar esa decisión, pero eso no va a evitar que algunos opinemos que la intervención quirúrgica a la que ha decidido someterse ahora tiene entresijos de mal gusto. Si el portero del Betis ha llegado hasta aquí con esos problemas físicos que le obligan a entrar en el quirófano, lo lógico es pensar que también podía hacerlo en los ocho partidos de Liga que quedan, sobre todo teniendo en cuenta que su equipo se está jugando una clasificación en la tabla crucial para dar el pretendido salto de calidad que a todos conviene, a él también. El compromiso se demuestra andando. Y Adán es un portero excepcional, pero no parece haber pensado en nadie más que en sí mismo para tomar esta decisión que no era obligatoria en este momento y que perjudica claramente a los intereses del club que le paga.

A nadie escapa que en las últimas fechas se ha hablado mucho de la renovación del portero y que sobre este asunto hay bastante debate. Algunos piensan que su apuesta por el Betis cuando estaba en Segunda y sus actuaciones partido tras partido –en Getafe fue el mejor del equipo- merecen una recompensa económica con la ampliación de su contrato. Otros creen que el ciclo del madrileño en Heliópolis está agotado, sobre todo porque en el vestuario trata de ejercer un liderazgo que no todos le admiten, y que ha llegado el momento de confiar en otras opciones como Pau López. Y en mitad de esta disyuntiva, todo se ha precipitado. Pocos recuerdan que el contrato de Adán está vigente hasta junio de 2019. Es decir, además de ésta, todavía le queda otra temporada más. ¿Por qué hay que renovarlo ahora a toda prisa? Hasta ahora, no se han conocido grandes ofertas por él, por lo que el club no tiene ninguna presión al respecto, salvo la que le imponga el propio portero. Sin ir más lejos, Joaquín, que es una leyenda verdiblanca, ha firmado su ampliación durante su último año en vigor. ¿Por qué Adán merece más? Es obvio que el portero lucha por defender sus intereses, pero si estos no coinciden exactamente con los del Betis, ¿cuál es la razón por la que la entidad tiene que ceder?

Siento llegar a esta conclusión porque soy muy partidario del actual portero verdiblanco, aunque su juego con los pies a veces me desespera, pero su decisión de meterse en el quirófano mientras el equipo se juega clasificarse para Europa me parece un chantaje. Y si Del Sol, Rogelio y Cardeñosa jamás coaccionaron al Betis, ¿quién es este hombre para hacerlo?

Que se opere y que le vaya bien. Pero que no se confunda: a Adán le importa Adán y a los béticos nos importa el Real Betis Balompié.

Alberto García Reyes

Alberto García Reyes

Adjunto al Director de ABC de Sevilla