¿Con quién juega el Celta el domingo que viene?

Por  20:34 h.

Otro golito. Otro puntito. Y a vivir del transistor. ¿Cómo va la cosa en Huelva? ¿Pierde el Celta? Ole el Recre. Otro puntito más. Una jornada menos. Pero no hay derecho a este calvario. Por presupuesto, por historia y hasta por necesidad, el Betis tenía que haberse venido de Valencia con tres puntos más en el buche y la temporada resuelta. Pero entonces no sería el Betis. Centenario Betis de cientos de miles de fatigas. El mismo Betis de siempre.

El Betis de antes del 92 y el de ahora son la misma cosa. Una agonía para los béticos. Un triste estertor. Un sentimiento inexplicable que no se justifica en el campo casi nunca. Un uy constante cuando le pega Robert. Un ay eterno cuando la despeja Doblas. Un ojú sin fin hasta que empata. Hasta que le empató al Levante, que no al Barcelona.

Ahora vendrán quienes agasajen al equipo con frases de ánimo. Habrá quien diga que Luis Fernández lo ha bordado. Incluso aparecerá por ahí quien saque a relucir con orgullo aquella frase de Lopera: “Si vuelvo, hago al Betis campeón de Liga”. Bah. Hágalo y luego hable. De momento, por mucho circunloquio barato y lírico festivo que se le dedique a la “hazaña” de empatar en Valencia, lo único que es evidente es que el Betis tiene que seguir escuchando el carrusel. Que no está haciendo nada por sí mismo para salir de la miseria. Que no gana partidos. Que sigue aferrado al viejo y triste lema del “manque pierda” dos años después de haberle dado borricate al Chelsea. No nos engañemos. La estadística dice que ningún equipo que a estas alturas de la Liga estaba a seis punto del descenso ha bajado. Pero estamos hablando del Betis. Ese equipo capaz de hacer literatura de la más absoluta ruina. Ay, Dios, ¿con quién juega el Celta el domingo que viene?

Redacción

Redacción