La sombra vendo

Por  10:32 h.

Currito, dale al botoncito. Pasa a la modernidad. Lopera sigue echando el toldo en los tiempos del fujitsu. Silencio, señores, que el Betis se vende. ¿El Betis? ¿Se vende? Vamos por partes. El que echa el toldo dice que esta noche le va a vender el paquete mayoritario del Real Betis Balompié S.A.D. a las peñas verdiblancas. Si igualan una oferta que tiene sobre la mesa.Es posible que con las cuotas de tres euros al mes que muchos socios se saltan a la torera las peñas lleguen a juntar, pongamos, y vamos a poner exagerando un poquito, que para eso estamos en Sevilla, doscientos mil euros. Ea. A ver quién se cree que el del toldo va a vender por esos ayares. ¿Se vende? Nanai. Problema resuelto. No hay que entrar a analizar la segunda cuestión. Pero por si acaso el del toldo se ha creído que el personal se chupa el dedo, vamos a meternos en honduras. Lo que presuntamente se vende es el Betis. ¿El Betis? ¿Qué es el Betis desde el punto de vista jurídico? Ahora mismo, teniendo en cuenta las estructuras del club, yo diría que el Betis ni existe. ¿Cuántas personas hay dadas de alta en la Seguridad Social como empleadas del Betis? No estaría mal que el del toldo respondiera también a esta cuestión. Y con papeles. Que a él le gusta mucho enseñar papeles cuando habla de la salvación en el 92. Más preguntas. ¿Es el estadio propiedad total del Real Betis Balompié S.A.D.? ¿Y la ciudad deportiva? ¿Los jugadores cobran la totalidad de sus sueldos a través del Betis? ¿Cuántos pagarés descontados habrá en las sucursales bancarias de la ciudad a la hora en la que el del toldo ponga presuntamente el club en venta? ¿Hay, en definitiva, algún patrimonio tangible, pagado y limpio de gravámenes, en la lista de haberes de la empresa Real Betis Balompié S.A.D.? ¿Qué está presuntamente vendiendo el del toldo? Cantemos a coro: la sombra, la sombra vendo. La duda. La incertidumbre. La sombra de un ciprés alargado en cuyas raíces se cría la malva. Esta mañana, cuando he leído las declaraciones del hombre del toldo acerca de un miembro del centenario se me han disipado todas las dudas. Lo acusa de haber robado jamones y quesos. Se acabó. El Betis yace a la sombra de un toldo manipulado y manoseado por un solo hombre. El Betis, aquel Betis que entonaba el himno de la alegría incluso en horas miserables, aquel Betis que para muchos ha sido una manera de vivir, aquel Betis, ay, ha muerto.

Redacción

Redacción