Las cosas del Betis

Por  10:45 h.

No daba un duro por el equipo ni el entrenador. Y después de llevarse un repaso en su propio estadio a costa de la Real Sociedad y el Getafe, se presenta el Betis con otra alineación del tebeo en el Camp Nou y la lía. Juez de la Liga.

Ya es difícil de entender que Sobis no jugara de inicio –no es cuestión de agarrarse al ventajismo del gol que metió-, o que Isidoro volviera a tapar el lateral izquierdo con su pierna derecha –las pasó canutas el chaval con Deco e Iniesta entrándole por ahí-. Pero lo que no tiene explicación es que después de renunciar a todo durante ochenta minutos, el destino aún le guardara un golito y un punto más. No se puede tener más suerte. El Barcelona se lo comió en el primer tiempo a base de oportunidades claras de gol, con especial mención a la tijereta de Eto’o que Contreras repelió como pudo para convertirse en el mejor del Betis. El segundo tiempo fue otra historia, pero los de Heliópolis tampoco parecían tener muchas ganas de aprovechar el bajón físico del rival. Acaso porque no era el Barcelona el único que estaba sumido en un despropósito físico, aunque con el agravante de que el Betis no ha jugado este año la Champions ni en sueños. Un equipo muerto, acabado, finito, “caput”, se arrastró por Barcelona hasta que el enemigo decidió arrastrarse con él. Y empató, claro. Y le puso la Liga a dos puntos al eterno rival. Mientras tanto, el Levante le daba la sentencia al Celta y el Betis conseguía ponerse a seis puntos del descenso cuando ya sólo quedan doce en juego. Increíble. A cuatro jornadas del final de la temporada este equipo sólo tiene 36 puntos. Dígitos de descenso asegurado que este año se han convertido en salvadores. Cómo está la Liga. Cuánta fortuna para una plantilla dislocada, un entrenador azaroso, un club desestructurado y una afición tan entregada.

Ahora me acuerdo de la pretemporada. De cuando el Celta se llevó a Nené en el último suspiro y el beticismo clamaba contra Lopera porque sólo había fichado a Fernando Vega, Romero y Maldonado. Es increíble lo importante que es la suerte –mientras se tenga- en el fútbol. Las cosas de este extraño deporte que ayer volvió a retar a las previsiones en el Camp Nou. Las cosas del Betis. De este Betis con suerte que sabe que va a la ruina en cuanto empiece a faltarle.

Redacción

Redacción