Que pague el mensajero

Por  21:59 h.

Ahora la culpa es del mensajero. Y lo dice uno que mientras no entrenaba, se ganaba la vida como mensajero en Radio Montecarlo. Después del numerito del banquillo de Getafe con acústica de teatro griego, ahora la culpa dice que la tiene el mensajero. Se incorpora un día después que los jugadores a la concentración de Jerez y la culpa es del mensajero.

Con lo histriónico que es seguro que ha aducido atasco de motos en la carretera. Pero el que va como una moto es él. Va cual moto de mensajero, uy, mensajero, el que tiene toda la culpa. No se le puede negar su cuenta de resultados. El Betis de Luis Fernández va sobre dos ruedas en la liga. Pero cayó en Getafe con escarnio y ante el máximo rival. ¿De eso tiene la culpa el mensajero? Qué va. La culpa de eso la tiene un entrenador que no supo plantear media hora de juego con un resultado adverso. Luis Fernández ha sacado al Betis de ahí abajo, pero a mí no me convence. Lo escribo ahora, para que luego no se acuse al mensajero de ventajista.

A mí no me parece serio alinear a Caffa en Nervión cuando no había tenido tiempo ni de abrir la maleta y dejarlo las semanas posteriores en el banquillo. A mí no me parece serio darle galones a Pancraté después de haber fallado dos goles claros en el Bernabéu y mandar a Dani al olvido. A mí no me parece serio poner a Romero en el resquicio copero para quitarlo a los pocos minutos. A mí no me parece serio colocar a Nano de lateral contra el Osasuna, porque luego se le echa la culpa a Nano de que pongan al Betis mirando para Pamplona. A mí no me parece serio decir en su primera rueda de prensa que no hacían falta fichajes y después poner a Ilic de titular en cuanto el esloveno pisó Sevilla. A mí no me parece serio borrar del once a Xisco después del golazo al Racing. A mí no me parece serio tanto vaivén de jugadores del césped al banco y viceversa. No me parece serio un entrenador que canta el himno del Centenario en televisión sin sabérselo. Pero yo no soy más que uno de esos mensajeros a los que Luis culpa de la situación del equipo de Heliópolis. El Betis está donde está porque todos sabemos quién está. Los periodistas a los que ahora el francés achaca todo el mal ambiente en torno al club no han llegado un día después que los jugadores a Jerez. Ni han escrito la pizarra de Getafe. Los mensajeros no entrenamos al Betis. Pero si él puede hacer un programa de radio y nosotros no se lo reprochamos, quizás va siendo hora de que entienda que los mensajeros de la prensa a lo mejor también podemos opinar de fútbol. Si a él le parece.

Redacción

Redacción