El entrenador bético, Gustavo Poyet (Foto: AFP)
El entrenador bético, Gustavo Poyet (Foto: AFP)

Un entrenador bético

El Betis necesita alguien que se implique, que no vea las cosas sólo en una pizarra, sino en los sueños de los béticos
Por  13:43 h.

El Betis no sólo necesita un entrenador. Ese vestuario necesita también beticismo. Poyet es un profesional que, por las razones que sean, no ha dado la talla aquí. Es el enésimo entrenador ilusionante que se va de Heliópolis sin haber ilusionado a nadie. Por eso hay que aprender esa lección sin cometer más errores. El Betis no necesita sólo un técnico de nombre, no necesita sólo un profesional de los banquillos, necesita también alguien que cierre la puerta de la ducha y sea capaz de explicarle a los jugadores qué clase de escudo llevan en el pecho. Alguien que convenza a una plantilla compuesta por italianos, argentinos, daneses, serbios, franceses, chilenos, ucranianos, holandeses y brasileños de que aquí hay que correr si se quiere ser respetado. Alguien que le enseñe la puerta de salida al primero que se ría del Betis. Alguien que se desviva por encontrar una fórmula que saque al equipo del letargo en el que lleva sumido tantos años. El Betis necesita alguien que se implique, que no vea las cosas sólo en una pizarra, sino en los sueños de los béticos. Necesita un jefe con autoridad moral a quien el club le dé las llaves del vestuario. Y además lo necesita ya.

No entiendo, por mucho que me lo quieran explicar con los recurrentes aforismos futboleros de “es que el mercado es así”, que hayan pasado ya cuatro días desde que comenzó este parón liguero y todavía no se haya tomado una decisión. ¿Acaso no era previsible antes de Villarreal esta situación? ¿No había nadie trabajando en la búsqueda de un posible sustituto? ¿Por qué todo en el Betis va siempre tan lento? El Osasuna echó a Quique Martín el lunes y apenas unas horas después ya estaba anunciando la contratación de Caparrós. ¿Para los de Pamplona no es igual el mercado que para el Betis, o qué? Supongo que a lo largo del día de hoy habrá alguna decisión definitiva, pero ya llevamos cuatro jornadas de entrenamiento de menos con el nuevo equipo técnico, si es que finalmente cae Poyet, que no quiero ni pensar que se siente en el banquillo contra Las Palmas después de haber salido en todos los medios nacionales como sacrificado. Cosas veredes, amigo Sancho.

A lo que vamos: ¿tiene algo previsto Torrecilla o se ha puesto a trabajar ahora? La respuesta a esta pregunta es la que marca las aspiraciones de un club. ¿Necesita el Betis más beticismo en el campo? A ésta me atrevo a responder: lo necesita y, además, ya.

Alberto García Reyes

Alberto García Reyes

Adjunto al Director de ABC de Sevilla