De pura cepa

Por  2:08 h.

La de la última jornada, frente al Levante, debe considerarse una tarde bética de pura cepa. De Betis fiel a sí mismo y a una temporada tan triste como la anterior. A su sino. Todo pintaba bien y la semana había llegado más cargada de piropos que de palos. Impropio. Raro. Mal augurio. Poco verde. "El equipo está salvado…". "Tres triunfos seguidos, Osasuna, Barcelona y Zaragoza… Toma ya…". "Otra temporada más en Primera…". "Debate sobre la renovación de Chaparro. es que este míster se tiene que quedar, es que con estos números, a Europa otra vez…". "Qué bueno es Edu…". "Qué bien que se recupere Sobis…". "Qué zurda de Mark González…". "Al final Casto le ha quitado el sitio a Ricardo…". "Qué rápido Odonkor, si es que es internacional alemán, y eso será por algo, que los alemanes no son tontos…". "Y viene el colista de la tabla totalmente desahuciado y con jugadores que no cobran…". "Si se gana, la permanencia matemáticamente asegurada…". "¿Y por qué no la UEFA?" "¿Y a cuántos puntos está el otro equipo de la ciudad?". "Si es que al final, esos que han hablado tanto y vamos a quedar entre los diez primeros… Y mira el Valencia… Y mira el Zaragoza, con Oliveira, sí, mira…". "Pero si es que el Betis tiene plantilla para estar más arriba, si es que no es normal haber estado tan abajo…". "La culpa es de Cúper, claro…". "Y Marcelino, pues no quería dar catorce bajas el tío, ya ves, como si él hubiera ganado algo…". "Si es que no tienen ni idea…". Y encima, Feria. Todos los elementos de dulcificación se habían unido y eso, tratándose del club de Heliópolis, es simplemente un mal presagio. De salvarse, de momento, nada. Llegó el peor equipo de la categoría, venció y encima se pudo ir con una goleada a favor si el árbitro no le roba dos goles legales que se quedaron sin marcarse en el electrónico. El tercero por la cola sigue más o menos distanciado, pero no lo suficiente. Sobre todo si se tiene en cuenta que ahora hay que enfrentarse al Atlético de Madrid –y muchos pensarán que es mejor perder–, al Villarreal y al eterno rival en un derbi que muy posiblemente suponga la gran final para los de Nervión en su lucha por meterse en Liga de Campeones. Ojo. Tras eso quedará escaso margen de reacción, aunque en ese filo de la navaja es donde únicamente el Betis parece moverse bien. Espíritu de sufridor. No queda otra. Pasen y vean, que esto no ha terminado.

Redacción

Redacción