El Betis de Hugo

Por  2:04 h.

Verano de 2005. Fernando, guionista de cine y aficionado sevillista, imagina tumbado al sol una trama para confeccionar una nueva historia, un guión que le sirva de desahogo, de válvula de escape para su rabia. Su equipo ha fastidiado el año 2005, el de su centenario, quedándose sin plaza para la Liga de Campeones a última hora al habérsela arrebatado nada menos que el gran enemigo, el Betis, que, por si el hito histórico andaluz fuese poca cosa, ha paseado la Copa del Rey por las calles de la ciudad. Y su equipo, muchas décadas después, sigue en sequía.

Empieza a darle vueltas a la cabeza imaginando la peor historia posible para el eterno rival. Toma nota incluso, para que no se le olvide. Comienza a fantasear. “¿Cómo podría idearlo para que todo fuera al revés? A ver…”. Piensa y lo va trasladando al papel, al embrión de su film de ficción. “Bueno, pues, de momento, el Betis se mete en Champions, sí, pero precisamente cuando más falta hace, pues en vez de dar el salto definitivo invierte menos dinero que nunca y en jugadores de segunda o tercera fila. Sí, de equipos que hayan bajado, como el Levante, el Málaga, el Numancia… sí, eso. Estrellas no, no. Las estrellas… fuera, fuera, sí. Al año siguiente, las vende Lopera. Joaquín y Oliveira se largan, sí, perfecto”. Y sigue elucubrando. “En vez de hacer otra gran temporada, pues no llegan a octavos de la Champions y en la Liga las pasan canutas al borde del descenso hasta la última jornada. Así, que sufran, que sufran. Se salvan por los pelos y a Serra Ferrer no lo renuevan, se va cuanto más lejos mejor. ¿A Italia? ¿Francia? Mejor a Grecia, que está más lejos. Por poner…Se va después de pelearse con el de Tegasa, que encima le recuerda que no ganó un trofeo Carranza. Jejeje, ese es bueno… Bueno, eso no cuela, buscaré algo más real… Y mientras, mi equipo… pues ficha a alguien que los entrenara a ellos, no sé, alguno que saliera escaldado de allí. ¡Y viene a Nervión y gana un título! ¡Sí! ¿Europeo? ¿Una UEFA? Uf, eso es mucho. Uf. Sólo pensarlo… Ojalá, pero no cuela, no es creíble… Venga, sí, dale, la UEFA y la Supercopa, que soñar es gratis”.

Fernando sigue imaginando, dando forma al guión perfecto para su libido futbolera. “Después de llevarnos dos copas europeas, hacemos un equipazo, gastando en tres o cuatro buenos jugadores internacionales. Y, claro, pues ya hay que mirar más arriba y acabamos peleando por la Liga con el Barcelona y el Madrid. Toma ya. Y nos metemos en la Champions. Y peleamos por la Copa y por la UEFA. Por todo. Así, ambiciosos, jeje…”. La cabeza sigue dando vueltas, calentada por el astro rey. “El Betis, pues otra vez los mismo, venga, a sufrir. Fichan otra vez futbolistas mediocres, no traen un buen delantero que sustituya a Oliveira, se meten abajo, pelean por no bajar, echan al entrenador, los eliminamos de la Copa para amargarles el centenario…. Igual es demasiado fantasioso, ¿no? Da igual. Más leña. Lopera, encima, se quita de enmedio, pone a otro haciendo de presidente como si dirigiera o ejecutara al que la gente se toma a guasa, coloca su busto en el palco para que todos se acuerden de quién manda en la sombra… Y sigue sin tirar el Gol Sur ni terminar el platillo volante ese, sin poner luz en la ciudad deportiva esa mejor de Europa… Uf, todo demasiado perfecto, no puede ser… A ver, imagino un telediario de mediodía. En la pantalla, el presentador sobre el césped donde mi equipo va a meterse, que sé yo, en otra semifinal europea. Y tras el Sevilla, jugando en Munich o Londres, la información del Betis de ese mismo. A ver… no sé…. ¡Ya! Para no hablar de la penosa clasificación, aparece Lopera presentando un disco de sevillanas con su perro Hugo como protagonista, jeje. Sí, y en el vídeo de la canción sale él en el teatrillo ese de su casa poniéndole la bufanda verdiblanca al perrito, jejeje…Llamaremos a la peli “El Betis de Hugo”. Uf, demasiado, eso no se lo traga nadie, es imposible. Qué bonito sería…Ay, pero qué difícil…”

Redacción

Redacción