“Secretaría” viene de “secreto”

Por  22:26 h.

Repaso la prensa deportiva de los últimos días y me encuentro con un amplio reportaje dedicado a la secretaría técnica del Betis. Sí, secretaría técnica. Eso pone. "Secretaría" viene de "secreto", claro. Debe ser eso. Pues bien, aparece fotografiado el equipo formado por Juan Merino, Joaquín Parra, Jorge Vázquez y Manuel Momparlet, cabeza visible de este grupo de trabajo. Sonrientes, orgullosos díría. Y eso que llueve. Jarrea, vamos.

Leo y releo. Y empiezo a removerme en el asiento. Habla Momparlet, el jefe. Es cuestionado sobre la paternidad de los fichajes, muchos de ellos en entredicho. "Aquí no se ficha sin que nosotros demos el visto bueno". "Sin nuestra aprobación no se ficha a nadie". "Quien nos critica es por desconocimiento". El sillón ergonómico cada vez me incomoda más. No sirve. "Sin nuestra aprobación no se contrata. Lopera nos da absoluta libertad y no se mete en nada. Su función llega a la hora de poner el dinero sobre la mesa", insiste para rematar la faena Momparlet. El discurso que nadie cree. Pregunten a los béticos.

Pero no ceja en su empeño el secretario. "Divisamos los objetivos, viajamos por muchos lugares y contrastamos los vídeos que ya tenemos con antelación". Lo de los vídeos –seguro que del sistema Beta– y los viajes –¿los costea el club o no?– suena a auténtica verbena. Además, partiendo de esa base, se abren dos opciones. La primera y más recurrente es la de la obvia mentira. Usted no viaja tanto ni ve a tantos jugadores como dice. Ficha el dueño del tinglado y usted y su equipo son meras figuras decorativas. Pero está la opción B, quizás más nociva si cabe. Ojo al dato. Si usted viaja tanto y ve tantos vídeos de jugadores y se hace tanto seguimiento, ¿cómo es posible que contrate a futbolistas como Pavone o Lima? ¿Puede usted explicarme qué le ha visto a un delantero que juega de espaldas a la portería los 90 minutos de partido, que carece de ritmo de competición y que ni de lejos reúne las condiciones para cuajar en una competición como la española? Si usted es el responsable, ¿cuándo va a ajustar las cuentas? ¿Por qué no se ha hecho responsable de tanto fracaso videográfico? ¿Por qué nadie lo ha cesado si ha traído a gente al Betis como Robert, Wagner, Tardelli, César, Juanlu, Pancraté o ahora este Pavone? ¿Quién le pide luego responsabilidades? Y entonces, ¿por qué no se ha cesado a Momparlet y sólo se discute la capacidad de cada entrenador que pasa o del propio consejero delegado? ¿Cuál es el secreto del secretario? ¿Será ese que todos conocen aunque sea secreto? ¿Será que el dueño del club habla tanto de sus fichajes porque, sencillamente, los hace él? ¿O será que es mejor tener secretario para justificarse?

Redacción

Redacción