Sólo por la permanencia

Por  12:38 h.

Es el mejor equipo de la segunda vuelta el Betis, que ha sumado 13 de los 21 puntos puestos en juego y con eso se ha distanciado cinco puntos de la zona de descenso. Y menos mal, porque había que hacerlo así y no era fácil.

Conforme avanzaba la temporada y se iban haciendo números, cada vez más desalentadores, la remontada iba resultando cada vez más difícil, hasta el punto que en Navidad, cuando se fue Irureta, los cálculos indicaban claramente que el Betis tendría que hacer una segunda vuelta extraordinaria para salvar la categoría. El reto era complicadísimo porque pasar de hacerlo muy mal a muy bien nunca es moco de pavo. Sin embargo, de la mano de Luis Fernández se está sacando el barco a flote, y con eso, por el momento, tiene que estar el beticismo feliz. Su equipo está haciendo una segunda parte de la competición excelente (y de hecho nadie mejora sus resultados), pero era lo que hacía falta. Si la valoración se quedara en una segunda vuelta muy buena (11 puntos), o buena (10), o aceptable (9), el conjunto bético estaría todavía a tres puntos, a dos o a uno de los puestos de descenso. Ha tenido que ponerse a la altura del mejor para irse cinco puntos, que ya dan un colchón para respirar aunque todavía ha de superar la barrera de los seis para tener dos partidos de margen y sentirse realmente a salvo.

Los aficionados han de estar satisfechos e incluso orgullosos por la trayectoria del cuadro verdiblanco en este último tramo de la competición, pues hay que recordar además que lleva nueve partidos de Liga sin perder más dos de Copa (a fecha de hoy), pero si la base para salir del hoyo es tener los pies en el suelo, mejor será dejar por ahora de pensar en otras cosas que no han de tener cabida en la cabeza de los béticos aunque haya quien se empeñe en vender pajaritos de colores. La UEFA está lejos y empezar a plantear la posibilidad de alcanzarla es simplemente una necedad. Cuando falten cinco jornadas para echarle el telón a la Liga se verá lo que hay, pero hoy, cuando aún quedan doce y todavía hay que rematar definitivamente la faena de la salvación, todo lo que sea ir un poco más allá de eso está fuera de lugar y es una falta de humildad imperdonable. Ya sólo faltaría que por quedarse fuera de la UEFA tuviera el bético que sentirse decepcionado en junio, después de cómo han ido las cosas. Partido a partido, oiga, y el que quiera vender motos, que monte una tienda.

Redacción

Redacción