Juan Merino saluda a Juan Carlos Ollero en la sala de prensa del Benito Villamarín
Juan Merino saluda a Juan Carlos Ollero en la sala de prensa del Benito Villamarín

Gestiones

Las decisiones tomadas en las últimas semanas han dejado un poso de desilusión en la afición bética
Por  11:56 h.

Qué gestiones más malas ha hecho todo el Betis como club las últimas semanas, con todo lo que ha sucedido en la entidad, sobre todo en su parcela deportiva. Para mí, todo comienza tras el partido ante el Eibar. Debió ser el último partido de Pepe Mel como entrenador del Betis. Por todo. Por el meneo del conjunto vasco y la consecuente vergüenza que el 0-4 le hizo pasar a todo el beticismo. No podía consentirse que, por muy bien trabajado que esté, un equipo que está hecho a base de retales ya que al término del pasado curso descendió, pero por los problemas del Elche fue repescado para Primera división, le hiciera al Betis el roto que provocó. Por aquellos días, ya empezaba a verse a Mel superado por la situación y daba la sensación de bajar los brazos a la primera de cambio. Sin ir más lejos, al término del partido, el entrenador dijo que ponía su cargo a disposición del consejo, cuando días antes, en una entrevista a Estadio Deportivo argumentaba que no se veía en entrenando al Betis más allá del mes de julio. No podía entenderse como normal que, un equipo que hasta finales de noviembre estaba compitiendo, fruto de ello eran los 20 puntos que sumó antes del parón invernal, pero que en diciembre sólo dio muestras de estar en el campo en los partidos del Villamarín ante el Celta y el derbi liguero ante el Sevilla. Bajada de brazos del entrenador y poca motivación e ilusión en los jugadores por competir.

El equipo, poco trabajado hasta ahora, empieza a notar la mala planificación, que ahora en el mercado invernal se va a tratar de arreglar. Es como reconocer el error de lo mal que se hizo en el verano. Deprisa y corriendo tienen que salir como mínimo cinco o seis futbolistas y, al menos, conseguir firmar a otros dos o tres para que el desaguisado del verano pueda reconstruirse deportivamente hablando y que en la segunda vuelta el equipo no tenga problemas. De nuevo, una mala gestión

Y otra mala gestión ha sido a la hora de destituir a Pepe Mel. Después de cavarse su propia tumba en el derbi de ida de la Copa del Rey el Día de Reyes y de tocar fondo en Getafe en la Liga, el consejo tomó definitivamente la decisión de cesar al técnico madrileño y colocar a Juan Merino como técnico provisional al frente del primer equipo verdiblanco. Soy de los que piensa que el marrón del encuentro de vuelta de la Copa del Rey, y ya lo decía antes de ver el resultado y la humillación a la que fueron sometidos los béticos por parte del eterno rival, tenía que habérselo comido Mel, después de haber aguantado en el cargo al ridículo frente al Eibar. El club volvió a utilizar la fórmula del entrenador interino antes de tener cerrado de forma definitiva al entrenador que deba coger el toro por los cuernos. El año pasado, en Segunda, la historia salió bien. A ver cómo sale este año.

Jesús Sevillano

Jesús Sevillano

Jesús Sevillano

@JSevillano83

Periodista deportivo, escribo en http://t.co/ERTftMrtAv http://t.co/vdsWcQ6hNn y ABC de Sevilla
RT @Orgullo_Nervion: Los posibles rivales del Sevilla FC en la Champions (quedan definidos los cuatro bombos) https://t.co/Yqq9duDhur en @O - 2 horas ago