Gana puntos, pierde los papeles

Por  13:53 h.

Tiene al Betis prácticamente salvado. Vive de las rentas de su primer mes al frente de una plantilla a la que cogió con la moral bajo mínimos, de aquel tramo de calendario tan temible al que supo quitar dramatismo, de aquella primera y ahora parece que única reacción con que los verdiblancos le dieron un vuelco total a la situación de un equipo que se despeñaba en la clasificación y que parecía incapaz de dejar atrás la atonía en que se hallaba peligrosamente envuelto bajo la triste dirección técnica de Irureta. El “efecto Luis Fernández”, quién lo duda, fue salvador para el Betis. Luego, empatito a empatito, el equipo se ha favorecido de la incuestionable realidad de que hay tres o cuatro mucho peores que él en la Liga, aunque su bajo rendimiento no le ha permitido asegurar todavía algo que en circunstancias normales debería estar liquidado: la salvación. Este domingo es el momento de dejarlo hecho contra el Getafe, en el último de los tres partidos de cierre del Ruiz de Lopera. Tres puntos frente a los de Schuster, después de haber salvado con un par de empates la doble salida a Montjuic y el Calderón, permitirían al club centrarse con una muy deseable antelación en la planificación de la próxima temporada, algo que de cualquier forma está ya en marcha.Es de esperar que de puertas adentro, el trabajo y las energías de Luis Fernández estén encaminadas única y exclusivamente a ganarle al Getafe en la despedida de La Cartuja. Porque de puertas afuera, todo está siendo histrionismo, tensión, salidas de tono, iracundia y desvarío. Pérdida lamentable de papeles. Con todo su arsenal de muecas y gestos forzados, el entrenador del Betis no se ha molestado en esconder su propensión al victimismo y a enredarse en polémicas inútiles con todo el que se le cruza, en un gasto de energías que si en vez de estar dirigido a controlar quién es y por dónde respira cada periodista que acude a la ciudad deportiva lo volcara en el estudio de los rivales, seguro que reportaría mayores ganancias a su equipo. Si hay algo que molesta a las aficiones futbolísticas de esta ciudad es que desde su club se tenga como referencia al otro. Y Luis Fernández se mira día sí y día también en un Sevilla al que los béticos, y más ahora, preferirían ignorar. No hay charco en el que el principal responsable técnico de la plantilla del Betis no se meta. Bueno, sí. El del precio de las entradas que ha puesto Lopera para el partido del Getafe. No es su tema, dice. Claro, su tema son los jugadores franceses que por lo visto trata de fichar el Sevilla.

Redacción

Redacción