José Miguel López Catalán y Ángel Haro, durante una rueda de prensa
José Miguel López Catalán y Ángel Haro, durante una rueda de prensa

Betis: en mayo

Ahora importa ganar cuatro partidos: Sporting, Rayo Vallecano, Granada y Levante; éstos cuatro, pasarán por el Villamarín
Por  12:23 h.

Los planes no se han estropeado ahora, que también. Lo hicieron hace meses. Concretamente a finales de mayo, cuando el objetivo del ascenso ya era una realidad. El momento no podía ser mejor para hacer tabla rasa y empezar de cero. Adiós al Llagostera, hola al Barcelona. Regreso a la elite y tres meses para confeccionar un proyecto deportivo capaz de cumplir unas metas razonables. Primero, asentarse en la Primera división. Sumar varias temporadas seguidas sin que el asunto del descenso tuviera que ser un problema. Y después, mirar hacia arriba. Sin bravuconadas pero tampoco acomplejado. Pues nada. A las primeras de cambio, el Real Betis anda, entre otras muchas cosas, echando cuentas para ver si baja o no a la Segunda división.

En Heliópolis viven casi siempre al borde del precipicio. Hay querencia por la autodestrucción. Por fortuna, todavía no se ha llegado al punto de no retorno. No es sencillo acabar con una entidad tan particular, pese a que sucesos como los vividos esta semana invitan a pensar lo contrario. La llegada de Leandro ha servido para calmar algo los ánimos de la gente. Sin embargo, no basta. Por encima de los problemas detectados en la planificación, el asunto peor gestionado ha sido el del entrenador. Juande es un muy buen técnico. Garantía casi segura de éxito. Pero ni su mejor versión puede hacer esperar tanto tiempo al Betis. Sea por la razón que sea. Ahora dicen que han ratificado con fuerza a Merino. Lo que hace falta es que a los jugadores les haya quedado claro que el encargado de ratificar al entrenador manda de verdad. Si la autoridad que llega desde el despacho de Haro y Catalán no es contundente, podría ser el principio del fin. Así lo dice una de las verdades más universales del mundo del fútbol.

En la Liga todo se mueve a velocidad de vértigo. Y en el Betis más todavía. Por eso, lo único que importa ahora es ganar cuatro partidos. Sí, sólo cuatro. Sporting, Rayo Vallecano, Granada y Levante. Cuatro rivales directos que pasarán por el campo del Betis. Con los doce puntos en el bolsillo, la permanencia estará casi garantizada. Y se podrá volver a empezar. A intentar que, de una vez por todas, el Betis sea un equipo normal.

Juan Arbide

Juan Arbide

Redactor de Deportes en ABC de Sevilla
Juan Arbide

@JuanArbide

Redactor de deportes en ABC
EN VÍDEO: Haro: “Los béticos van a ser los dueños de su club” https://t.co/6npv8r99Ob vía @AFDLP #Betis - 6 horas ago