Torres, entre Ceballos, Montoya y Westermann, en una acción del Atlético-Betis (Foto: EFE)
Torres, entre Ceballos, Montoya y Westermann, en una acción del Atlético-Betis (Foto: EFE)

Correr en el fútbol

En el Betis se sigue debatiendo sobre la actitud y la aptitud de los jugadores de la plantilla
Por  10:32 h.

Es más que comprensible el cabreo del aficionado bético por lo visto el sábado en Madrid. Sobre todo por lo pobre de la puesta en escena de su equipo. Hay que respetar los sentimientos de tantos y tantos aficionados hartos de ver los pocos partidos que su equipo es capaz de ganar cuando juega en la Primera división. Los números son aterradores. Dignos de estudio. Pero conviene también matizar algunas cuestiones. Mucho se ha comentado en las redes una imagen de los suplentes béticos paralizados mientras calentaban en la banda del Vicente Calderón. Los aficionados tardaron poco en mostrar su indignación por lo que, a su entender, era una falta total de interés por parte de los profesionales verdiblancos. (Por cierto, salvando las enormes distancias, también estaban los suplentes Isco y Jesé paralizados en la banda del Camp Nou un minuto antes del empate de Benzema y nadie en Madrid les reprochó el asunto después del uno a dos. Cuestión de resultados…)

A lo que vamos. El asunto de la actitud en el Betis tiene su debate. Está claro que habrá días en los que más de uno y de dos futbolistas del Betis salgan al campo poco dispuestos a darlo todo. Pero no es la norma general. Se supone, y quiero seguir pensando del mismo modo, que afrontan los partidos al cien por cien. El problema es que para determinadas tareas no les llega. La calidad en el fútbol no es sólo poner la pelota en la escuadra o sacar una mano salvadora para evitar un gol rival. Es también contar con la fortaleza física necesaria para chocar, salir en velocidad o regatear. Y el Betis tiene un serio déficit en el asunto, sobre todo cuando se enfrenta a equipos que aspiran a metas altas.

El sábado se pudo comprobar en varias ocasiones. Fue triste ver a jugadores del Betis caer al suelo como infantiles persiguiendo camisetas rojiblancas. Pasó en el origen de la jugada del cuarto gol y también en la del quinto. Esta temporada hemos visto a futbolistas del Betis entrar con fuerza a un rival y salir lesionados en la misma acción. Aquello de niños pequeños jugando contra mayores. Por no hablar de un asunto tan serio como el de la presión al contrario, algo que tanto se echa en falta en el Betis de los últimos tiempos. Tarea, por cierto, que demanda un trabajo colectivo brutal.

El aficionado bético tiene que levantar la voz. Demandar un equipo que pueda competir en lo físico de igual a igual con la mayoría. Ahí está la primera tarea para el que sea director deportivo en el próximo verano.

Juan Arbide

Juan Arbide

Redactor de Deportes en ABC de Sevilla
Juan Arbide

@JuanArbide

Redactor de deportes en ABC
Javi García ya se ve “más cerca de poder ayudar” https://t.co/qL4xZ4FZzs vía @AFDLP @javigarcia06 #Betis - 1 día ago