Ángel Haro, en el centro del palco del estadio Benito Villamarín antes del Betis-Villarreal (Foto: Raúl Doblado)
Ángel Haro, en el centro del palco del estadio Benito Villamarín antes del Betis-Villarreal (Foto: Raúl Doblado)

Gestionar los malos momentos

El público señaló a todos los estamentos del club en el partido contra el Villarreal
Por  23:38 h.

Ha quedado claro que ya no se trata de lo que se dice o lo que se deja de decir en los medios de comunicación sevillanos. El asunto está en la grada. En los aficionados del Betis que, hartos de estar hartos, señalaron antes, durante y después del partido ante el Villarreal a todos. No se salvó nadie. Ni jugadores, ni el técnico, ni los consejeros. Ahí estuvo una de las novedades. Todos los protagonistas tienen su cuota de responsabilidad, aunque una de las máximas corresponde a los que firman futbolistas y eligen entrenadores. Haro, Catalán y su gente de confianza afrontan su primera situación complicada de verdad desde su llegada al sillón presidencial hace algo más de un año. Es el momento de saber cómo lo van a gestionar. Ahora es el tiempo de comprobar si son capaces de cumplir con una de las obligaciones propias de los que mandan, es decir, tomar con fuerza y decisión el rumbo de un barco que, ahora mismo, va a la deriva. Los resultados de los equipos de abajo acompañaron y el descenso, palabra que cobró fuerza otra vez en Heliopolis el martes por la noche tras la derrota, sigue lejos. Ayer se dejó ver el presidente por el vestuario. Para que un equipo funcione dentro y fuera del campo, el mensaje lanzado a los futbolistas por la persona que dirige la entidad debe calar de verdad, sin medias tintas.

Más allá de acciones y pleitos, cuestiones también capitales en el Betis de hoy en día, lo que de verdad trae de cabeza a la inmensa mayoría de los aficionados es la decadencia deportiva que viene protagonizando el equipo en los últimos tiempos. Cuesta abajo que se plasma de manera clara en un dato. La gente ha empezado a no acudir a los partidos en casa. Ante el Villarreal fueron poco más de 25.000 los presentes en la peor entrada del campeonato en Heliópolis. Seguro que el próximo verano se renovarán las ilusiones y los abonos. Ahí no suele fallar el bético. Pero si no le ofrecen con el paso de las jornadas buen juego y resultados ya se ha comprobado que muchos no tienen reparos en ver el partido por la tele o, directamente, emplear las dos horas en otra cosa. Analizando el encuentro del martes daba la sensación de que ni los propios jugadores creen ya de verdad en el mensaje que les transmite su entrenador. Otra de las gestiones de los que mandan es, precisamente, comprobar si su apuesta para el próximo año tiene fuerza para seguir dando órdenes. Si es por los resultados resulta casi imposible pensar que un técnico que gana tan poco pueda aguantar en su cargo.

 

Juan Arbide

Juan Arbide

Redactor de Deportes en ABC de Sevilla
Juan Arbide

@JuanArbide

Redactor de deportes en ABC
Banega insultó al colegiado, según el acta arbitral https://t.co/k9vEt49g6j vía @Orgullo_Nervion #SevillaFC - 2 horas ago