Musonda, en el Valencia-Betis (Foto: J. J. Úbeda)
Musonda, en el Valencia-Betis (Foto: J. J. Úbeda)

Musonda

Después de un llamativo inicio en el Betis, el belga fue perdiendo protagonismo de manera progresiva
Por  18:36 h.

Para el próximo mercado de fichajes, en el Betis se ha deslizado la posibilidad de firmar a un central por aquello de la convocatoria de Mandi para la Copa de África. Pero puede que Miguel Torrecilla tenga más tarea de la prevista. Sobre todo si el Chelsea decide poner punto y final a la cesión de Musonda. Durante el pasado verano, en Londres accedieron a prorrogar el préstamo siempre y cuando el futbolista tuviera protagonismo asegurado en las alineaciones béticas. Pero el belga ha jugado poco, muy poco.

Vaya por delante que se esperaba mucho más del futbolista. Sobre todo después de vivir el pasado febrero un estreno de lo más llamativo. No sólo por el famoso partido ante el Valencia. También estuvo bien poco después en encuentros ante el Deportivo o el Sporting. Pero con el paso de las semanas se fue evaporando el efecto sorpresa. Los defensas empezaron a defenderlo de otra manera y Musonda acabó la temporada sin un brillo brutal. Pese a todo, en el club decidieron pelear por él. No parecía una mala apuesta, sobre todo teniendo en cuenta que no destacaba el Betis por tener jugadores rápidos, verticales y con capacidad de desborde. Pero Musonda ha desaparecido del mapa. En tres meses ligueros sólo se le recuerda un buen pase medido que Joaquín remató a gol ante el Málaga. Insuficiente a todas luces.

Cuando debutó el recordado día del Valencia se desató una euforia tremenda. Lo entiendo en parte. El Betis de los últimos tiempos se ha caracterizado por hacer un juego plano, aburrido, y lento. Por eso, en cuanto los 40.000 que fueron al campo se encontraron con un tipo bajito y veloz, capaz de superar a muchos rivales en velocidad, se entregaron a él. Casi un año después, muchos de ellos ya no piensan lo mismo. Puede que Musonda sea uno más de los muchos futbolistas devorados por una máquina llamada Betis. O quizá haya que esperar algo de tiempo a ver si el jugador se decide a romper en alguien de verdad. O simplemente sea asunto de entrenadores, de técnicos que no han sido capaces de motivar al belga y sacarle todo el provecho posible. El Betis puede vivir sin Musonda. Estaría bueno que no lo hiciera. Pero, a día de hoy, mirando uno por uno los futbolistas que hay en la plantilla, resulta complicado asumir que el belga no tiene un hueco, al menos, para competir de verdad por entrar en el once titular.

Juan Arbide

Juan Arbide

Redactor de Deportes en ABC de Sevilla
Juan Arbide

@JuanArbide

Redactor de deportes en ABC
RT @abcdesevilla: Última semana para inscribirse en la II #carreraempresasESICABC Sevilla https://t.co/6KSvYVCTGj #Sevillahoy - 18 horas ago