Rubén Castro celebra con Bruno y Dani Ceballos el gol logrado ante el Barcelona B (Foto: J. J. Ubeda)
Rubén Castro celebra con Bruno y Dani Ceballos el gol logrado ante el Barcelona B (Foto: J. J. Ubeda)

Rabia y fútbol

Los puñetazos en el suelo están muy bien siempre y cuando vengan acompañados de buen fútbol
Por  9:34 h.

El enrevesado mundo del Betis siempre tiene reservado un quiebro de más. Que se lo digan a los que mandan en los despachos. El consejo bético lleva tres semanas buscando una solución a largo plazo para el banquillo. Ahora, después de ver a Merino con el nueve de nueve bajo el brazo, más de uno ha pedido a Ollero y compañía que se dejen de historias. Que renuncien a Mel y a la tercera vía. Que retiren el cartel de interino y le otorguen galones de capitán general al linense. Es una opción arriesgada. Cierto es que el aire sopla ahora a favor pero no lo hace desde el buen juego sino desde una innegable lucha que arrastra todavía muchos defectos del pasado.

Las ganas, como el valor en la mili, es algo que se tendría que dar por supuesto en el mundo del fútbol. Pero no es así. De ahí la sorpresa que para algunos supuso ver a un canterano del Betis tirarse al suelo como un poseso para cantar el gol logrado en Lugo. La imagen de Dani Ceballos celebrando el tanto de la victoria ha generado múltiples comentarios. Muchos que andaban desesperados y sin rumbo han vuelto a abrazar la religión bética de manera desaforada. Todo correcto, pero no conviene perder de vista una cuestión. Los puñetazos en el suelo están muy bien siempre y cuando vengan acompañados de buen fútbol. Dani Ceballos tiene pinta de llegar a ser alguien porque le pone ganas pero también gracias a una calidad que le permite ver un pase entre líneas donde otros se estrellan con un bosque de piernas. Los futbolistas de verdad suelen rendir a tope pero no todos los que sienten los colores de manera desaforada hacen historia en sus clubes. Por esa regla de tres, con poner cada domingo a once personas nacidas en Heliópolis valdría para ganar. Pero no es el del todo así. Unos valen para unas cosas y otros para otras. La sangre verde es fundamental pero se necesita algún ingrediente más para tener una pócima ganadora. Quizás sea injusto pero es algo que ocurre en otros ámbitos de la vida. Pasa en la mayoría de los trabajos, no sólo en el fútbol.

La garra es necesaria, de acuerdo. Sin la rabia necesaria cualquier rival de la Segunda división te puede pintar la cara. Se ha dicho hasta la saciedad que si el Betis es capaz de igualar la intensidad del contrario sólo es cuestión de esperar la aparición de la calidad de ciertos jugadores para llevarse los puntos. Saber correr es un arte.

Juan Arbide

Juan Arbide

Redactor de Deportes en ABC de Sevilla
Juan Arbide

@JuanArbide

Redactor de deportes en ABC
RT @Orgullo_Nervion: La crónica de @Jaime_Parejo del Atlético-Sevilla FC: Un error propio originó la primera derrota sevillista (2-0) https… - 8 horas ago