Julio Velázquez, en un entrenamiento
Julio Velázquez, en un entrenamiento

Velázquez y sus circunstancias

El técnico adopta una postura oficialista en la polémica generada por Adán
Por  18:50 h.

Pasó de puntillas el entrenador del Real Betis, Julio Velázquez, por la polémica de la portería. El jaleo generado por Adán ha removido los cimientos de la casa bética. Los primeros nervios han aparecido sin que el equipo haya perdido un partido. Del carácter autodestructivo del Betis ya está casi todo dicho aunque es verdad que con el paso del tiempo se demuestra que la capacidad de superación de la casa verdiblanca no tiene límites. En el discurso de Velázquez ante los medios se puede echar en falta algo más de contundencia, por ejemplo, a la hora de defender al técnico de porteros, Kike Burgos, señalado por Adán. Pero el jefe del vestuario ha optado por una vía oficialista evitando más incendios en público. Si el club decide que no se mueva nada tocará tirar de diplomacia, es decir. Adán y Burgos a trabajar juntos cada mañana aunque se hablen lo justo. Si el portero entiende que falta calidad siempre puede volver por la tarde a la ciudad deportiva en busca de otros métodos.

Velázquez andaba mosca por los fallos de su portero y su cabreo se hizo mayor cuando escuchó la rajada del madrileño. El asunto es feo pero el calendario le ofrece una coartada. Si Adán falla en Ponferrada y el equipo pierde tiene una oportunidad que ni pintada para dar un giro a la situación metiendo a Dani Giménez en el partido del miércoles de la Copa del Rey ante el Llagostera. Con todo, desde Velázquez hasta el último de los aficionados del Betis saben que Adán, pese a sus fallos en los dos primeros partidos, tiene toda la pinta de ser fundamental para lograr el objetivo del ascenso. Otra cosa es lo mal que lo ha hecho con el asunto de Kike Burgos. Adán se había equivocado en momentos puntuales ante Sabadell y Numancia pero la gente no había hecho sangre del asunto. Es más, si alguien tiene el crédito casi intacto después del bochorno del año pasado es, precisamente, el propio Adán. Pero en el fútbol todo cambia a velocidad de vértigo y bien haría el madrileño en prepararse para recibir su primera bronca de la grada en caso de que los errores se vuelvan a repetir. Sólo los privilegiados son inmunes a la voracidad del fútbol. Adán es buen portero pero no parece inmortal.

Juan Arbide

Juan Arbide

Redactor de Deportes en ABC de Sevilla
Juan Arbide

@JuanArbide

Redactor de deportes en ABC
El mensaje de Boudebouz a la afición: “Sigo trabajando para volver al nivel que esperáis” https://t.co/X2O0X61Njh vía @AFDLP @Ryadbdz #Betis - 26 mins ago