Ante la necesidad de reforzarse

Por  0:40 h.

Como en anteriores temporadas, el Betis llega a los últimos días de enero urgido por la necesidad de fichar. Su andadura liguera no permite desaprovechar esa bala en la recámara de la que suelen tirar con mayor frecuencia los equipos que necesitan mejorar para cubrir sus objetivos. No debería dejarse llevar el club por el hecho de que la tropa que comanda Chaparro no ocupe plaza de descenso en estos momento para dejar pasar esa oportunidad de apuntalar un once manifiestamente mejorable. Esa evidencia quedó latente en el partido de ayer ante el Recreativo de Huelva, que no necesitó ser mejor que el Betis para llevarse un punto del Ruiz de Lopera e impedir que el equipo verdiblanco siguiera escalando posiciones en la tabla y se distanciara al menos en un par de puntos de los puestos de descenso. Las necesidades parecen ser más evidentes ahora en defensa y en el puesto de central zurdo, dado el alcance de la lesión de Rivas y que a Nano no se le espera hasta el mes de marzo. La delicada situación clasificatoria no invita ahora mismo a confiar en el filial para darle esa responsabilidad a futbolistas que compiten dos categorías por debajo del primer equipo y el primero que parece convencido de ello es el propio Chaparro después de lo experimentado en la Copa del Rey ante el Valencia. Pese a las limitaciones de la secretaría técnica bética, la actividad parece frenética para tratar de darle al técnico trianero lo que éste demanda sin necesidad de levantar la voz ni pregonarlo a los cuatro vientos. Ahora sólo cabe esperar que tengan mayor tino que de costumbre, porque la paciencia siempre es menor cuando acucia la urgencia y los experimentos no son convenientes con la supervivencia en juego.

Redacción

Redacción