Ni tontas ni locas

Por  20:19 h.

No sorprendió al bético ni a la opinión pública en general, porque en el Betis de Lopera pocas cosas pueden llevar ya al asombro, que el máximo accionista de la entidad heliopolitana diera a conocer el pasado miércoles que a partir del mes de julio el club verdiblanco quedará desvinculado de las sociedades Tegasa y Encadesa y que se autogestionará como cualquier otra sociedad anónima deportiva. No habrá ya una sombría "tonta" manejando los presupuestos de un Real Betis Balompié que desde el 92 ha ido quedándose, prácticamente, sólo con el nombre, amén de con, no lo olvidemos, su fiel y numerosísima hinchada. El acoso judicial, más que justificado, que viene padeciendo el otrora idolatrado "Don Manué" ha llevado a éste a retirar a esas empresas que, sin saberse bien por qué, se habían convertido en "benefactoras" del Betis en los últimos dieciséis años. Según parece, y la Justicia será a la postre la que lo ponga todo en claro, ese mecenazgo de tan opacas empresas no ha sido nada beneficioso para el teóricamente patrocinado. A Lopera le han venido bien las denuncias de la oposición para justificar ahora el recorte presupuestario que se avecina, lo que no invita precisamente a ilusionarse con el proyecto venidero. Si las dudas en lo deportivo son grandes -a la hora de ver la luz estas líneas la renovación de Chaparro no estaba aún suscrita-, en lo institucional son aún mayores. La oposición, cada vez más numerosa y cargada de argumentos, ya sólo litiga con el accionista mayoritario en los juzgados, dado que es imposible hacerlo en otros escenarios. Está por ver la respuesta de la afición ante la próxima temporada, aunque al final siempre acaba apoyando al equipo dejando en un segundo plano que el proyecto sea más o menos ilusionante. Dadas las circunstancias, el mejor fichaje para el Betis del próximo curso sería un nuevo presidente, pero uno de verdad con poderes y capacidad de maniobra. Conocida la lentitud de la Justicia española y la férrea voluntad de Lopera por seguir manejando a su manera los hilos del club, es más probable que Cristiano Ronaldo se persone en las oficinas de la calle Jabugo para firmar su incorporación al club verdiblanco que éste se vea liberado del control del dueño de "tegasas", "encadesas", "farusas", "incecosas", "rulosas" o "tontas" por el estilo.

Redacción

Redacción