Rubén Castro celebra su gol en Málaga
Rubén Castro celebra su gol en Málaga

¿Es Rubén el mejor fichaje de la historia del Betis?

La pena es que su aportación ha coincidido con un Betis cabizbajo, gris, lo que resta brillantez a su extraordinaria aportación
Por  9:29 h.

Si hay algo en lo que estarán de acuerdo todas las familias de Betis -loperistas, melistas, merinistas, olleristas, macianeros e incluso Haristas de nuevo cuño- es en que la permanencia de esta decepcionante temporada tiene un nombre, Rubén, y un apellido, Castro. Para ser justos con la paternidad del objetivo (casi) alcanzado, habría que decir que el nombre en realidad es compuesto, Rubén Antonio, y que el segundo apellido es Adán. Pero nadie puede cuestionar que sin el delantero canario a estas alturas el Betis estaría con los dos pies en el fango del descenso. Con el 58% de los goles de su equipo, no hay ningún jugador en la Liga española tan importante estadísticamente para su equipo.

También es incuestionable que Rubén Castro es el jugador más determinante de los últimos años. Él fue la referencia para el ascenso la pasada temporada, y su ausencia por lesión la clave del descenso en la anterior. En una entidad tan inestable como el Betis representa la fiabilidad, la garantía. Ha superado holgadamente todos los récords goleadores de la historia del club y, cuando muchos apuntaban su ocaso por la edad y los problemas extradeportivos en los que está inmerso, está a punto de superar su mejor registro de eficacia en Primera división, situado en 18 goles. Rubén podría alcanzar los 20 goles con los que Rincón fue pichichi en una liga mucho menos competitiva que la actual.

La duda es cuando menos admisible: ¿Es Rubén Castro el mejor fichaje de la historia del Betis? Por menos de dos millones de euros, el club encontró a su mejor goleador histórico. La pena, sin embargo, es que su aportación ha coincidido con un Betis cabizbajo, gris, lo que resta brillantez a la extraordinaria aportación de Castro. Para la historia, Rubén no tendrá ni título ni internacionalidades, algo que sí pueden mostrar otros jugadores míticos que llegaron de fuera, como Alfonso, Cardeñosa o Rincón, que brillaron con la selección. También nos ha faltado ver si con más competencia en la plantilla el delantero canario hubiera cumplido el mismo rol o si se hubiera tenido que resignar a un papel menor, como le ocurrió en el Depor de Tristán y Luque. Rubén es sin ninguna duda el gran delantero de esta época del Betis, pero no tenemos elementos de juicio para saber si es el gran delantero de la historia del Betis. Nos quedará la duda para siempre.

Manuel Contreras

Manuel Contreras