Los jugadores del Betis, durante el minuto de silencio en el derbi (Foto: J. M. Serrano).
Los jugadores del Betis, durante el minuto de silencio en el derbi (Foto: J. M. Serrano).

Los diez trabajos del Betis para 2016

"Eliminar al Sevilla. Lo primero es lo primero. Cronológica y emocionalmente"
Por  13:17 h.

Este 2015 que se nos va ha sido un buen año. Verdiblancamente hablando, claro. Aunque en un club como el Betis la satisfacción nunca es plena, porque el gusanillo autodestructivo siempre anda por algún punto de la manzana, hay que ser objetivos: hace un año el equipo iba el sexto de Segunda división después de que Merino enderezase la travesía a ninguna parte de Julio Velázquez, el presidente pendía de un hilo por la situación accionarial del club y la persona clave en los despachos era Chuti Molina. Hoy el Betis transita con cierta holgura por la Primera división, el presidente aparece mucho mas consolidado y quien busca los refuerzos es Macià quien, gustos aparte, ofrece mucha más solvencia que su predecesor. Sí, seamos realistas, el Betis va bien. O al menos mejor que antes. Pero para aprovechar debidamente estos vientos favorables, hay que determinar objetivos para 2016. Estas serían las diez pruebas herculinas del Betis para el año que está a punto de comenzar:

1. Eliminar al Sevilla. Lo primero es lo primero. Cronológica y emocionalmente. La Copa del Rey lo ha querido así. Doblar el pulso a los de enfrente sería un Cabo de Hornos en la temporada. El derbi liguero apuntó el camino: fuimos mejores. A por ellos.

2. Mantenerse en Primera. Es el objetivo deportivo del año. Vital para cualquier proyecto a medio plazo. Hay que olvidarse de cotas mas altas y jugar con el mono de trabajo puesto. Europa puede esperar.

3. Acuerdo con Lopera. La estabilidad deportiva debe ir acompañada de la estabilidad mercantil. Un acuerdo con Lopera traería la paz y ahuyentaría a muchas alimañas empresariales, deportivas y periodísticas.

4. Unión en los despachos. La paz con Lopera no sirve de nada si no hay unión en los despachos. Catalán y Haro deben seguir funcionando como un tándem, y Ollero sentirse respaldado en su labor. Las esperanzas de miles de béticos depositadas en ellos así lo exige.

5. Consolidar la masa social. El número de socios alcanzado esta temporada al albur del ascenso y la vuelta de Joaquín es histórico. Consolidar esta masa social será importante allá por septiembre.

6. Reforzar el equipo. El Betis de Primera es mejor que el Betis de la temporada pasada, pero tiene muchos puntos que mejorar. Acertar en los fichajes (más en verano que en enero) supondría un salto de calidad que permitiría afrontar nuevos retos deportivos. La media de edad de la columna vertebral (Westermann, Joaquín, Rubén Castro…) es preocupante.

7. Impulsar las obras del Benito Villamarín. Fue uno de los compromisos de Haro y Catalán, y se debe avanzar en ese sentido. En 2016 se deberán definir al menos plazos, proyecto e inversores.

8. Reforzar la cantera. Sigue sin desarrollarse un plan de trabajo para la cantera que convierta la producción de nuevos futbolistas en un pilar fundamental del proyecto deportivo.

9. Marca Betis. La marca Real Betis Balompié es un tesoro que puede producir muchos mas ingresos para el club. En 2016 se deben poner en marcha los proyectos previstos para potenciarla.

10. ¡Viva el Betis! En el nuevo año ese debe ser el espíritu. Ni melistas, ni maciares, ni olleristas, ni loperistas, ni oliverosos, ni gaitas. Sólo Betis. Las trece barras que nos aprisionan el corazón como una celda para hacernos cumplir la condena más hermosa del mundo.

Manuel Contreras

Manuel Contreras