Musonda conduce el balón en el partido ante el Valencia (Foto: J. J. Úbeda)
Musonda conduce el balón en el partido ante el Valencia (Foto: J. J. Úbeda)

No te lo creas, Charly

El "efecto Musonda" ha sido el bálsamo que necesitaba este Betis mortecino
Por  11:33 h.

En el mundo del fútbol no hay analgésico más potente que la ilusión. Una afición ilusionada es una afición que perdona y olvida. Y la ilusión no la generan ni unas cuentas saneadas, ni obras en el estadio, ni canales de televisión corporativos. Solo hay dos caminos para ilusionar en el mundo del balón: buenos futbolistas o expectativas de títulos. Como lo segundo queda todavía un poco lejano para los béticos, hay que construir las esperanzas sobre proyectos de jugadores, y al fin ha llegado uno que permite soñar. El “efecto Musonda” ha sido el bálsamo que necesitaba este Betis mortecino, cuyos aficionados en solo 90 minutos han pasado de la retórica catastrofista al entusiasmo. Una revolera que es puro Betis.

Musonda es, efectivamente, un descubrimiento. Un descubrimiento del vilipendiado Maciá, por cierto, que es justo decirlo. Hacía tiempo que no se veía en Heliopolis a un pelotero con esa conducción eléctrica, ese desborde, esa capacidad para correr con el balón pegado al pie. Pero tras el partido del domingo es hora de apelar a la mesura, por el bien del Betis y por el de Musonda. Es lógico que una afición hambrienta de ídolos quiera ver ya al nuevo Finidi, pero hablamos de un chico de 19 años que prácticamente no ha jugado en el fútbol de élite. No le volvamos loco. Musonda, un satélite casi desconocido en la galaxia del Chelsea, ya ha visto a un estadio coreando su nombre y en estos días descubrirá que le paran por la calle y le colman de halagos. Como se lo crea, se acabó Musonda. Como cada vez que reciba un balón se vea obligado a hacer algo espectacular, a intentar el regate imposible en lugar de cederla a un compañero, su estrella se apagará con la misma rapidez con la que ha aparecido en el firmamento bético. Como se le olvide que viene al Betis a aprender, su carrera quedará en varias ovaciones de toreo de salón. Charly, no te creas todo lo que vas a oír estos días. Porque ya has demostrado que eres un futbolista espectacular, pero aún tienes que demostrar que eres un buen futbolista.

Manuel Contreras

Manuel Contreras