Durmisi y Petros se lamentan en el Granada 4-1 Betis (Foto: EFE)
Durmisi y Petros se lamentan en el Granada 4-1 Betis (Foto: EFE)

¿Qué carajo pasa?

¿Es que no tiene ambición esta plantilla? ¿Es que no saben que vestir esa camiseta es un honor?
Por  12:09 h.

Pero bueno, ¿aquí qué carajo pasa? Dejémonos de sutilezas; ofrezcan una explicación. ¿Qué pasa en el Betis para después de darle un meneo al Barça hacer el ridículo más espantoso en Granada? ¿Es que se creen los jugadores que por haber empatado con Messi ya van a ganar solo con saltar al campo? ¿Cómo se puede tirar por la borda a esa velocidad las ilusiones de la afición cuando por una puñetera vez se ve una ráfaga de luz en la trayectoria del Betis? ¿Qué carajo pasa? ¿Se conforman los futbolistas con vegetar en la planta baja de la clasificación con tal de no bajar al sótano del descenso? ¿Acaso la incertidumbre que nos queda a los aficionados esta temporada es ver los resultados de los equipos que están por abajo con la esperanza de que no cojan a este Betis remolón que se conforma con arañar un empatito aquí y allá? ¿Es que no tiene ambición esta plantilla? ¿Es que no saben que vestir esa camiseta es un honor? ¿Es que no entienden que cuando saltan al campo no son once futbolistas, sino un sentimiento de decenas de miles de personas?

Díganme qué pasa aquí. ¿Es que los técnicos no tienen recursos para activar un cambio de sistema? ¿Es que hay que jugar con tres centrales hasta perdiendo con el vicecolista? ¿Es éste un equipo sin plan B? ¿Por qué se derrumba el Betis cuando juega fuera? ¿Es que los futbolistas solo se motivan con el ánimo de su público, y no con la generosa nómina que cobran? Y la pregunta que más importa esta semana. ¿Podemos tener la sufrida afición alguna esperanza, por remota que parezca, de ganar el derbi? La respuesta, el sábado.

Manuel Contreras

Manuel Contreras