A la izquierda, Haro y Catalán; a la derecha, arriba Lopera y Oliver y abajo, Zulategui y Castaño
A la izquierda, Haro y Catalán; a la derecha, arriba Lopera y Oliver y abajo, Zulategui y Castaño

17-D

Los béticos se encuentran, entre la Copa y el derbi, con una cita que sólo pueden decidir ellos con su voto
Por  17:01 h.

Emboscada entre citas relevantes se alza la más importante para el porvenir bético. Obvio que seguir vivos en la Copa del Rey y superar al eterno rival suponen alicientes incuestionables para el que sienta en verdiblanco pero al ritmo del corazón funciona la cabeza y ésta ubica a la junta de accionistas del 17-D en una posición preferente. La agitación por parte de quienes no se conforman con la derrota del 23 de septiembre, con aquella expresión abrumadoramente mayoritaria del beticismo, provoca una nueva prueba de fe y confianza, un esfuerzo más para cada accionista, llamado a expresar su opinión el jueves o en los días previos delegando su voto. El consejo ha hablado claro pidiendo la renovación del respaldo que recibió entonces para un proyecto que no ha hecho más que arrancar y para el cual sus detractores piden en tres meses hechos que sus cabecillas no lograron siquiera proponer en 18 años.

El bético tiene de nuevo que decidir entre Ollero, Haro y Catalán o Lopera, Castaño y Oliver. Basta con ver quién es quién para obrar pero la victoria de los primeros el 23-S pareció tan definitiva que, sin duda, la movilización social se ha visto resentida para esta cita cuando el resultado es igualmente relevante. Cuanta mayor sea la participación, más ganará el Betis. Se trata de un mero hecho objetivo, como ocurre en las elecciones municipales, autonómicas, generales o europeas. Sin embargo, sólo una parte, el club, trata de fomentar la presencia de los accionistas béticos con sus votos, mientras que Farusa juega al despiste, Castaño se esconde negando su candidatura (quizás para evitar una nueva derrota) y Bitton se mueve entre bambalinas. Como aquella denuncia de Tres Cantos no tuvo el efecto que desearon y comprobaron que el beticismo sigue sin comprarles ninguna moto porque quiere verlos lejos del club, tratan de agotar los recursos por la vía judicial (siempre estando en su derecho, aunque con argumentos de dudoso gusto y respeto), ante la cual han visto embargadas sus acciones, cuestionadas sus maniobras de venta, recibido procesamientos e imputaciones y más cuestiones que están por caer. Si llegaran a entrar, tratarían de modificar planteamientos ya encaminados en algunos procedimientos en su contra por mal proceder en la gestión del Betis, quizás lo que más les mueve en estos desafíos.

No debe ser difícil para el bético, por desgracia, ejercitar la memoria para bosquejar las atrocidades cometidas con el Betis en aquellos tiempos de gasto irresponsable y vergüenzas al aire. Ollero, Haro y Catalán han prometido un Betis diferente al que no han dejado ni arrancar para ponerle todas las piedras posibles en el camino. El bético tiene la palabra el jueves en una junta emparedada entre la vuelta copera en Gijón y el derbi, una semana hecha cordillera en verdiblanco. Dos de esas citas son cuestión de Mel y sus chicos pero la del 17-D la juegan los accionistas, aquellos que rompieron sus huchas y comprometieron sus ahorros para salvar al Betis porque lo vieron como una obligación y ahora tienen la responsabilidad de expresarse de nuevo para elegir al club que más se parezca a su idea de Betis.

Mateo González

Mateo González

Jefe de Sección de Deportes en ABC de Sevilla
Mateo González

@Matglez

Periodista / Journalist. Jefe de Deportes de @abcdesevilla, @AFDLP y @Orgullo_Nervion RT no significa estar de acuerdo
RT @AFDLP: El once del Betis ante el Alavés https://t.co/XhIhb8Mz8m vía @AFDLP - 2 horas ago