Los jugadores del Betis se ejercitan en la ciudad deportiva
Los jugadores del Betis se ejercitan en la ciudad deportiva

Confianza

La plantilla, aupada por los seguidores, cree aún en la salvación
Por  13:03 h.

Se acerca uno a la ciudad deportiva a ver un entrenamiento del Betis y todo rebosa confianza. No hay cabezas gachas. Sorprende que el equipo se haya instalado en la última plaza y que sólo sume quince puntos. No importa eso. La abstracción es tal que se lleva al otro extremo. Hay fe inquebrantable en que el Betis puede salir del hoyo. Uno se para y piensa que puede estar rodeados de orates, de gente que vive en un mundo irreal, pero lo único cierto es que el dato objetivo es el matemático y quizás sea lo más sensato. El Betis puede salvarse. Así lo piensan quienes tienen que desempeñar esa tarea y así lo transmiten. Hay buen ambiente en el grupo, las ganas se multiplican cuando se acerca el día del partido y poco a poco van descubriendo pilares de fútbol que antes no tenían. Calderón ha conseguido algo: que quien no pretenda sumar al menos no reste. El grupo empuja y sólo obstáculos sobrevenidos como los árbitros están impidiendo que su caminar se enderece del todo. Vuelve esa fe rotunda que probablemente estaba sumergida pero nunca se fue. Los futbolistas se juegan muchas cosas más allá de lo que ven los aficionados: orgullo, prestigio profesional, tranquilidad de sus familias, lunar en su carrera, bajadas de sueldos y futuros inciertos en muchos casos. Pero seguramente han sido los béticos quienes les han mostrado cómo hay que levantarse en estas circunstancias. Cada gesto, cada palabra de ánimo, hacen que el esfuerzo titánico que tiene que emprender la plantilla del Betis sea una empresa común, un objetivo que sabría a título en todas las esquinas de Heliópolis. Vienen, probablemente, los diez días más importantes del año, con dos partidos ante rivales directos y una doble derbi en eliminatoria. Los béticos se han ilusionado ya tanto y elaborado infinidad de cábalas que han tenido que hacer trizas posteriormente que asombra tal capacidad de agarrarse a la esperanza. De ahí se nutre esa confianza que ahora desprende la plantilla, sin puntos y desahuciada por muchos, pero con ganas de decir aún su última palabra para transformar la temporada en un ejemplo de dignidad.

Mateo González

Mateo González

Jefe de Sección de Deportes en ABC de Sevilla
Mateo González

@Matglez

Periodista / Journalist. Jefe de Deportes de @abcdesevilla, @AFDLP y @Orgullo_Nervion RT no significa estar de acuerdo
RT @abc_es: 🔵#AMPLIACIÓN: Tiroteo en Nimes. Tres hombres han descendido armados de un tren y ya habrían sido detenidos https://t.co/0BhKsul… - 6 horas ago