Derbi

Por  9:51 h.

Ya no suena la marcha Radetzky durante el calentamiento, pero el sabor permanece intacto. Los más viejos del lugar echan en falta que cada vez haya menos deudas pendientes de derbi a derbi, que los jugadores pasan rápido, sin pararse a echar raíces y pasar de las palabras manidas, de los tópicos socorridos, a los sentimientos. Los aficionados, los que se quedan, pondrán el mismo corazón que siempre para impulsar a quienes le representan, para dejar sus gargantas en un ambiente de fiesta, de orgullo local, de encuentro de toda Sevilla (y otras provincias donde también se siente así) en un recinto en el que se fabricarán los debates, comentarios, chistes, gracias y piques de los próximos cinco meses, hasta que llegue el siguiente derbi. Los niños repetirán con una bola de papel, un balón de reglamento o en la consola las mejores jugadas: el cabezazo de Negredo, la falta de Beñat, el disparo de Rakitic, la parada de Adrián… Porque el derbi mueve a Sevilla y porque todos sentimos un cosquilleo trufado de recuerdos cuando se acerca un evento así.

¿Quién no recuerda el primer derbi que vio en un campo? ¿Quién no tiene una historia que contar? ¿Quién no tiene una teoría sobre lo que va a pasar? Nos alimentamos de derbi en derbi y por eso se sufre tanto cuando no lo tenemos marcado en nuestro calendario. Unas veces ganarán los de Nervión y otras los de Heliópolis, será justo o injusto en función del ojo que lo mire, del corazón que lo palpite, de la crudeza del debate. El derbi pueden verlo folclórico desde lejos, desprestigiarlo en la tan frecuente reducción al absurdo con la que se tamiza mucho de lo que sucede en estas latitudes, considerar que la violencia lo gobierna, pero los béticos y sevillistas tienen la fortuna de saber cómo se siente y cómo se vive, de morderse las uñas adivinando qué pasará, de compartir puesto de trabajo, ocio, familia, piso, habitación o cama con alguien del eterno rival. No hay distinción de clases ni de razas, todos somos iguales cuando nos enfrentamos a un derbi. La rivalidad sana y bien entendida, con su pizca de humor y el peso de la bella historia que nos ha traído hasta aquí. El derbi.

Mateo González

Mateo González

Jefe de Sección de Deportes en ABC de Sevilla
Mateo González

@Matglez

Periodista / Journalist. Jefe de Deportes de @abcdesevilla, @AFDLP y @Orgullo_Nervion RT no significa estar de acuerdo
RT @AFDLP: El once del Betis ante el Benfica: más titulares y menos pruebas https://t.co/fFyUZ5AiOa vía @RealBetis @AFDLP - 2 horas ago