Merino, antes del comienzo del Betis-Málaga
Merino, antes del comienzo del Betis-Málaga

El enfermero

Merino siempre ha cumplido pero el crecimiento que se espera del club seguramente le aparte de la primera línea
Por  9:51 h.

Dos veces ha tomado al Betis en situación complicada, como un enfermo deportivo que necesitaba atención urgente. Ambas ha curado al paciente, le ha administrado lo que necesitaba y ha dejado las cosas en su sitio. Como un enfermero. La gravedad no entiende de formas, sino de soluciones. Las ha aplicado, tomando decisiones, yendo a veces a contracorriente, sin contentar a todos… Pero sumando puntos. Ahí está el Betis de la temporada pasada y el de la presente. Cuatro victorias seguidas sin encajar un gol en Segunda para arreglarle a Mel el equipo que dejó Velázquez y que su tarea fuera mucho más sencilla. Luego, junto a Alexis y Capi, coger el toro por los cuernos de un equipo destrozado por su entrenador y tragarse la humillación en un derbi para luego darle la vuelta a la tortilla, recuperar a su gente y superar los números de su predecesor, dejando al equipo a salvo con varias jornadas de antelación, cumpliendo el objetivo no sólo para su tarea, sino el marcado a principios de temporada. Son los méritos de Juan Merino, un entrenador que ha ejercido de enfermero cuando se le ha reclamado en la casa bética. Un Luis del Sol, Pedro Buenaventura o José Ramón Esnaola de hogaño. Estos ejemplos de servicio histórico a la casa verdiblanca suponen una comparación que debe producir orgullo, pero Merino quiere más. Y es comprensible. Quiere un reconocimiento por lo que ha realizado. De ahí su grito, inoportuno por el momento y por las formas, tras el derbi. Seguramente lo que ha hecho en el Betis le valga para ocupar alguno de los banquillos de Primera o Segunda, pero el crecimiento que se espera del club heliopolitano le aparta de la primera línea. Entenderlo debe costar. Y habrá quien defienda que Merino es el idóneo y quien considere que demasiada suerte ha tenido. Hay que respetar todas las opiniones. La realidad es que Merino siempre ha estado ahí. No lo ha hecho nada bien en esta temporada con el filial pero sí ha respondido con el primer equipo. Los béticos le deben unas gracias a Merino. No digo que haya que hacerle un monumento, ni besar por donde pisa. Pero sí valorar lo que ha realizado para darle normalidad a un equipo que no paraba de dar tumbos. Merino no ha salvado al Betis, porque nunca estuvo hundido en cuanto a puntos se refiere, pero sí ha evitado que le llegara el agua al cuello. Que no se aleje mucho porque quizás sus dotes como enfermero pueden ser necesarias de nuevo en un futuro. Si no es así, que crezca y se doctore para poder regresar algún día en el puesto que hoy reclama con un Betis de primera línea.

Mateo González

Mateo González

Jefe de Sección de Deportes en ABC de Sevilla
Mateo González

@Matglez

Periodista / Journalist. Jefe de Deportes de @abcdesevilla, @AFDLP y @Orgullo_Nervion RT no significa estar de acuerdo
@klyferreras Nada categórico. "Empieza a decidir", digo. Queda mucha liga pero ser fiable arranca hoy. El Levante, muy buen equipo. - 4 horas ago