Julio Velázquez
Julio Velázquez

Fin

Se agota el tiempo de Velázquez al frente del Betis
Por  0:46 h.

El tiempo de Julio Velázquez está llegando a su fin como entrenador del Real Betis. La paciencia está agotada para la mayoría. Es otra víctima o culpable más. Otro proyecto fracasado de este club que vive en una marejada que ya parece inseparable compañera de viaje. No sabremos si Velázquez cae por este escenario o por su propia incompetencia. Nunca ha caído del todo bien pero eso no justifica nada. Se le pusieron piedras antes de empezar porque se le discutía currículum, edad y formas, pero él apenas hizo nada para allanar el camino y empatizar con el entorno con el que iba a tener que lidiar o disfrutar durante su etapa en verdiblanco. Hablamos en pasado porque su tiempo está amortizado pase lo que pase ahora. Quizás el sábado se siente en el banquillo. Eso lo tiene que decidir el atribulado consejo, que ve cómo la sillería se convirtió en naipes y el castillo que pensaban construir para pasearse por Segunda se resquebraja a las primeras de cambio. A Velázquez le ha pasado factura, también, la guerra interna que se vive en tantos órdenes del club, un peso que lastra cualquier iniciativa y que provoca situaciones tan desconcertantes como ver a béticos que quieren que su equipo pierda para vencer en la batalla de la razón. Sin embargo, el técnico no puede esconderse en esto. La exigencia la tenía marcada al poner en sus manos a la mejor plantilla de la categoría: por presupuesto y por nivel de sus futbolistas. Sigue siéndola, a pesar de su rendimiento. Porque el papel de los futbolistas tampoco hay que obviarlo. Muchos ya le han dado la espalda al que aún sigue siendo su entrenador pero de manera tan irresponsable que ellos mismos obvian su participación en el fracaso de la temporada pasada cuando está más fresca que nunca para todos, pues esta liga parece que es la continuación de aquella pesadilla cuando mayoritariamente se esperaba otra cosa. Puesto que el fin de Velázquez era poner una cara nueva, joven y competente para darle la vuelta a todo aquello y volver a montar en el carro del equipo bético a aquellos que se sintieron más que decepcionados, sino humillados, hace unos meses con el ominoso descenso. No ha sido así, sino todo lo contrario. Le ha dado varias vueltas a sus ideas de fútbol y se ha estrellado con lo mismo: mal juego y dudosos resultados. Que se destituya a Velázquez es un clamor. Desde esta tribuna se ha defendido la paciencia para ver si llegaba la reacción del equipo, pero todo marcha peor que cuando se planteó por muchos cambios de sistema y discursos prolongados que se susciten. Lo peor es que el Betis no sólo precisa de un cambio de entrenador, sino que está aún pendiente de una reactivación de su cúpula que ha de producirse antes del final de año y que no acaba de llegar. Falta que se proyecte liderazgo, voces competentes para que los béticos puedan confiar de nuevo en quienes le gobiernan, al menos en este tránsito provisional marcado por el juzgado. Desde los que deciden los números hasta los protagonistas deportivos. El tiempo es lo único que tiene a su favor el Betis, pero está el recuerdo del año pasado y cada día que pasa puede ser un recuerdo carísimo cuando llegue la primavera.

Mateo González

Mateo González

Jefe de Sección de Deportes en ABC de Sevilla
Mateo González

@Matglez

Periodista / Journalist. Jefe de Deportes de @abcdesevilla, @AFDLP y @Orgullo_Nervion RT no significa estar de acuerdo
Rafael Salas da el paso #Betis https://t.co/Sa4e6PtsD5 - 2 horas ago