Iriondo levanta en el Calderón la Copa del 77 (Foto: Real Betis)
Iriondo levanta en el Calderón la Copa del 77 (Foto: Real Betis)

Historia

Es el hilo conductor de las esencias de las entidades deportivas más que centenarias como el Betis
Por  9:46 h.

El reciente adiós de Rafa Iriondo nos trae del recuerdo sentimientos que afloraron hace décadas y que ahora reviven con una actualidad plena. Iriondo es un símbolo de la historia en verdiblanco, con muchos matices sobresalientes como su origen vasco y todo lo que le vincula ello al Betis campeón de Liga cuarenta años antes de que estos días añorado levantara la I Copa del Rey. Las muestras de honor a Iriondo sacan a colación un tema esencial en un club de fútbol. Son lo que son por la historia personal que cada aficionado vive detrás de ellos. Cada aficionado tiene un momento de su infancia vinculado a su equipo, a un jugador en concreto, al primer día en el que se puso la camiseta, a aquel día en el que marcó un golazo en el partido callejero emulando al que anotó el gol de la victoria el fin de semana anterior, a un título (los más afortunados)… Los clubes son historia en movimiento y como tal han de respetarla. Inglaterra es un buen ejemplo de ello. En recientes visitas profesionales he tenido la oportunidad de comprobar cómo la historia es el hilo conductor de las esencias de esas entidades a las que, a veces, sólo les queda eso por tener un presente decadente. El Everton rodea Goodison Park con un timeline con cada hito de su caminar desde 1878, el Stoke City tiene una majestuosa estatua de Sir Stanley Matthews en los aledaños del Britannia Stadium, el Wolverhampton ha nombrado las gradas de The Molineux recordando a futbolistas importantes de su trayectoria, el Fulham presume con orgullo de la grada más antigua de Inglaterra… Respeto a su historia que le otorga un sabor especial a cada paso, a cada vinculación de un club con los suyos.

En el adiós de Iriondo han aparecido mensajes en redes sociales y comparecencias públicas de jugadores del Athletic como Ibai o San José, dando a entender la esencia de club que respeta de manera indiscutible su personalidad y a los suyos. El Betis, desde 2010 (sin olvidar la voluntad no completa que se desarrolló en algunos actos del centenario en 2007) ha sabido reubicar la historia como uno de sus focos de interés después de tantas afrentas a todo lo que fue anterior al 92, la fecha de la supuesta neofundación del club. Pero aún le queda mucho. El Villamarín recuperó su nombre, la ciudad deportiva rinde honor a uno de los grandes, altos representantes béticos despiden a Iriondo, como debe ser. Y la entidad ha reforzado la proyección exterior de su relato, sentimental y socialmente único, y debe seguir haciéndolo. Obvio que hay que ignorar a quienes por un motivo u otro desprecian por motivos espurios a quienes tanto hicieron. El Betis es uno de esos clubes que debe hacer de su historia uno de los valores de su presente y así transmitírselo a quienes viven su presente y formarán parte de su futuro. Por todos los que, como Iriondo, hicieron tanto para que el Betis siga siendo el Real Betis Balompié.

Mateo González

Mateo González

Jefe de Sección de Deportes en ABC de Sevilla
Mateo González

@Matglez

Periodista / Journalist. Jefe de Deportes de @abcdesevilla, @AFDLP y @Orgullo_Nervion RT no significa estar de acuerdo
RT @abc_es: 🔴 Datos oficiales, 80% de votos contabilizados: Macron: 23,24% Le Pen: 22,79% https://t.co/dW6XatSPKQ - 1 hora ago